María Torrens Tillack Agencias

La aviación rusa y fuerzas de la coalición internacional encabezada por Estados Unidos han bombardeado este lunes por primera vez de forma conjunta posiciones del autodenominado Estado Islámico (EI) en Siria. "Dos aviones de la Fuerza Aérea rusa y dos aparatos de la coalición internacional lanzaron bombardeos sobre instalaciones terroristas", ha comunicado el Ministerio de Defensa ruso.

Noticias relacionadas

El ataque se ha producido cerca de la localidad de Al Bab, en la provincia de Alepo. Según el Ministerio ruso, el domingo "el comando de las Fuerzas Aeroespaciales rusas en la base de Jmeimim recibió las coordenadas de los objetivos del EI en la zona de Al Bab de la provincia de Alepo de parte de Estados Unidos, a través de la línea directa establecida con la coalición internacional".

"Después de llevar a cabo un reconocimiento adicional empleando vehículos aéreos no tripulados y sistemas espaciales" los cuatro aviones lanzaron el bombardeo, ha asegurado el Ministerio. Los bombardeos "destruyeron varios depósitos de municiones y combustible, así como técnica militar, y una concentración de combatientes".

Rusia considera "muy efectivos" estos primeros bombardeos coordinada con la coalición internacional liderada por EEUU. El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha explicado que Trump está abierto a trabajar con Moscú para luchar contra el Estado Islámico en Siria. 

GIRO DE POLÍTICA EN SIRIA

La buena sintonía que mostraron Donald Trump y Vladimir Putin durante la campaña electoral de EEUU ya presagiaba su posible colaboración en contra el grupo terrorista Estado Islámico. También puede servir para encontrar una salida al conflicto civil que vive en paralelo el país, donde Putin lucha de parte de Asad bombardeando presuntamente también a civiles, según organismos internacionales. Asad considera terroristas a todos los grupos que no están de su lado, no sólo al EI o al antiguo Frente Al Nusra, que son las dos únicas organizaciones donde existe consenso internacional sobre su naturaleza terrorista.

Expertos consultados por EL ESPAÑOL tras la elección del nuevo mandatario estadounidense indicaron que la buena relación entre ambos podría traer estabilidad a la zona, aunque la balanza probablemente se inclinaría de la parte de Damasco, ha advertido a su vez el investigador principal del Real Instituto Elcano para Oriente Medio, Haizam Amirah Fernández, a este periódico.

Trump rechazó como informaciones "falsas" de los "deshonestos" periodistas el documento que le pasaron los servicios secretos y acabó filtrándose que aseguraba que Moscú disponía de información comprometedora sobre el candidato, incluidos encuentros sexuales, que podría emplear para chantajearle. Por otra parte, las agencias estadounidenses aseguran que piratas informáticos rusos intervinieron en la campaña electoral e incluso Obama señaló a Rusia en esas sospechas.

La intervención militar contra el EI coordinada ahora entre Rusia y EEUU muestra el inicio del giro en la lucha contra el terrorismo, pero también puede ser el comienzo de un cambio en el papel de Washington en la guerra civil siria.