Dominic Cummings, exasesor del primer ministro británico, Boris Johnson, ha cargado duramente contra el mandatario durante su comparecencia ante dos comisiones parlamentarias que investigan la gestión de la pandemia por parte del Ejecutivo. Cummings ha considerado que Johnson "no está a la altura" del cargo y que ha tomado decisiones desastrosas durante la pandemia.

Noticias relacionadas

El exasesor principal del primer ministro dijo que Johnson inicialmente subestimó el coronavirus diciendo que se trataba de una "historia de miedo" y no más grave que la gripe porcina, destacando el hecho de que Johnson se fue de vacaciones mientras el virus se propagaba.

Según el asesor, el primer ministro estaba tan convencido de que la Covid-19 no representaba una amenaza que sugirió que Chris Whitty, el director médico, que le inoculara el virus en directo por televisión.

"Tenemos que hacernos preguntas profundas sobre la naturaleza de nuestro sistema político cuando, en las últimas elecciones, tuvimos que elegir entre Jeremy Corbyn y Boris Johnson", ha dicho. "Cualquier sistema que tenga que elegir entre dos personas así para dirigir el país es un sistema que ha salido muy mal. Hay tantos miles de personas maravillosas en este país que podrían proporcionar un mejor liderazgo que cualquiera de esos dos", añadió.

Las criticas de Cummings se extendieron a él mismo, agregando que él tampoco debería haber tenido un lugar en "ningún gobierno racional y sensato". "Es una locura que yo haya estado en un puesto tan alto, en mi opinión personal. No soy inteligente", ha dicho

Cummings ha cargado también contra el secretario de Estado de Salud, Matt Hancock, diciendo que dio falsas garantías en enero sobre los preparativos para la gestión de la pandemia y mintió repetidamente. "Debería haber sido despedido por al menos 15 o 20 cosas", incluyendo "mentir a todos en múltiples ocasiones, reunión tras reunión, en la sala del gabinete y públicamente".

Cummings sostuvo este miércoles que la estrategia inicial del Gobierno para encarar la pandemia se apoyó en lograr la "inmunidad de grupo", al verse entonces como una opción "inevitable", algo que el Ejecutivo niega tajantemente.

"No es que nadie pensara que fuera algo bueno y que lo quisiéramos de forma activa, se veía como algo completamente inevitable y la única pregunta que se formulaba era relativa a cuándo, si bien se logra inmunidad grupal para septiembre (2020) o para enero (2021) después del segundo brote. Esa fue la asunción hasta el 13 de marzo", recordó.

Cummings insistió en que "ese era el plan" y admitió que se siente "completamente desconcertado porque el Gobierno esté intentado negarlo, porque ese era el plan oficial".

El controvertido Cummings pidió también perdón por los "errores" cometidos por el Gobierno y por él mismo tras el estallido de la pandemia y consideró que el Ejecutivo "fracasó" en su gestión.

"Cuando los ciudadanos más nos necesitaron, el Gobierno fracasó. Me gustaría decirle a todas las familias de los que fallecieron innecesariamente lo mucho que lo siento por los errores cometidos y por mis propios errores", apuntó el que fuera "mano derecha" de Johnson.

Cummings dijo que tanto diputados, como ministros, funcionarios y asesores "fallaron desastrosamente a la hora de cumplir con los estándares que los ciudadanos tienen derecho a esperar" de ellos.