D. G. C. F.

Con el objetivo de reforzar la confianza en la vacuna de AstaZeneca contra la Covid-19 tras recibir el visto bueno de las autoridades sanitarias, tres líderes europeos han optado por este producto para protegerse frente al coronavirus. Han sido los casos de los primeros ministros de Reino Unido, Francia e Italia: Boris JohnsonJean CastexMario Draghi.

Noticias relacionadas

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) dictaminó el jueves que la vacuna de AstraZeneca "es eficaz, segura y sus beneficios superan con creces a los riesgos" tras los eventos de trombosis registrados en personas que habían recibido este antígeno.

Tras reanudar la vacunación con las dosis de AstraZeneca el próximo miércoles en España, ya hay algunas voces nacionales que buscan cómo reforzar la confianza de la población hacia el antígeno. 

"Escuchen a los científicos"

Johnson, de 56 años de edad, recibió este viernes la primera dosis de la vacuna contra la Covid-19 desarrollada por la farmacéutica y la Universidad de Oxford. Johnson, acudió al hospital londinense St Thomas, el mismo donde en abril del año pasado estuvo varios días ingresado en cuidados intensivos tras contagiarse del coronavirus.

"Literalmente no he sentido nada", dijo Johnson a los medios tras abandonar el centro médico, al término de una semana en la que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha dado luz verde a continuar vacunado con el preparado de AstraZeneca al considerarlo "seguro y eficaz" y pese a los casos de trombosis detectados y que presuntamente podrían haber sido una reacción al fármaco.

Cuestionado por posibles temores entre la población a sufrir efectos secundarios, el primer ministro respondió: "No me escuchen solo a mí, escuchen a todos los científicos y a lo que la Agencia Europea del Medicamento dijo ayer".

"No he sentido nada"

Castex, se vacunó hoy contra el coronavirus con la dosis de AstraZeneca, con el objetivo de reforzar la confianza en ese producto después de que ayer recibiera el visto bueno de las autoridades sanitarias europeas.

Castex, de 55 años, recibió la vacuna ante las cámaras en el Hospital Militar Begin (París), de manos de una enfermera a la que felicitó: "No he sentido absolutamente nada", dijo. A continuación, Castex pasó a una zona privada para el período de 15 minutos de reposo tras la administración de la vacuna.

Castex dijo el pasado martes que, si la EMA daba su visto bueno a la reanudación de la inoculación con AstraZeneca, se vacunaría con ella "para mostrar a nuestros conciudadanos que la vacuna es nuestra puerta de salida" de la pandemia, según declaró en una entrevista televisiva.

Satisfacción con la EMA

Draghi se vacunará con AstraZeneca, aseguró este viernes, después del segundo aval de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), si bien advirtió que todavía no ha reservado una cita.

"No me he registrado todavía, pero me vacunaré con AstraZeneca", dijo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que ha aprobado un nuevo paquete de ayudas por valor de 32.000 millones para apoyar a familias y empresas penalizadas por la crisis derivada de la pandemia.

Draghi ya se pronunció favorablemente el jueves: "El gobierno acoge con satisfacción la declaración de la EMA. La prioridad del gobierno sigue siendo realizar el mayor número de vacunaciones en el periodo de tiempo más breve posible", dijo entonces.

El caso español

En España se ha despertado cierta alarma tras publicarse algunas muertes que se produjeron después de recibir la primera dosis del fármaco. Una opción para recuperar la confianza es, como se ha hecho en los países mencionados, es que los responsables políticos se vacunen con ella. O incluso el Rey y la familia real

La medida podría ser polémica ya que supondría saltarse el orden de vacunación planeado por el Ministerio de Sanidad. Los casos de políticos que se han colado para ponerse la primera dosis, o incluso el caso de las hermanas de Felipe VI, hacen pensar en que los responsables tendrían que hacer un importante trabajo de pedagogía.

La mala prensa de los casos obligarían a explicar las razones por las que el Gobierno, las cúpulas del Ejército, la Policía y la Guardia Civil sí se van a vacunar ahora, aunque sea para probar a la opinión pública que las dosis de AstraZeneca son seguras.