París

La catedral de Notre Dame, icono de París y exponente máximo del arte gótico, sufrió este lunes un devastador incendio que acabó con parte de su estructura y sumió a Francia en un estado cercano a la conmoción. 

La intervención de unos 500 bomberos evitó que se redujera a cenizas una obra que desde hace ocho siglos se ha convertido en un símbolo de la ciudad y que el presidente francés, Emmanuel Macron, prometió reconstruir, horas después de que se especulara con la posibilidad de que el fuego destruyera la estructura. "No se puede salvar", llegó a decir el ministro del Interior. Los efectivos de emergencia ya han avisado de que el "fuego está prácticamente extinguido".

Los cañones de agua, que vistos desde la distancia parecían los arbotantes que sujetan las paredes de la catedral, lograron imponerse al avance del fuego, aunque no evitaron que dos tercios de su cubierta, al igual que su célebre aguja -ambos añadidos al templo gótico en el siglo XIX-, quedaran totalmente destruidas.

El fuego, originado por causas todavía desconocidas en el tejado, que estaba en restauración, también dañó buena parte de las obras interiores, aunque no las reliquias que atesora el templo, entre ellas la corona de espinas de Cristo.

Las autoridades temieron lo peor

Con las primeras llamas, sonaron las campanas del templo, un clamor muy ligado a la historia de Francia, a sus eventos felices y a los dramas más tristes.

El difícil acceso a la isla fluvial en la que está enclavada la catedral, rodeada por las aguas del Sena, dificultó la labor de los bomberos, que se centraron en evitar que el fuego dañara la estructura y provocara el derrumbe del monumento, en particular de la torre norte, la más afectada de las dos.

Tras un primer momento en el que las autoridades temieron lo peor, el secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez, lanzó un mensaje de esperanza y aseguró que, aunque conviene ser prudentes, todo hacía indicar que la estructura de la catedral se salvaría.

Francia entera tenía sus ojos clavados en la televisión, que en directo retransmitía como las llamas iban devorando un símbolo de su país. "Estoy triste al ver como arde una parte de todos nosotros", escribió el presidente, Emmanuel Macron, en su cuenta de Twitter.

Lo hizo poco después de haber anulado una alocución televisada en la que iba a anunciar importantes medidas políticas para el país. La Fiscalía ya ha abierto una investigación y ha interrogado de madrugada a algunos de los obreros que trabajaban en la rehabilitación. La Policía judicial apunta a un accidente

"La reconstruiremos"

"La reconstruiremos", aseguró el presidente, al borde de las lágrimas, desde la explanada del templo, donde hizo un llamamiento a las donaciones para financiar las obras que devuelvan a Notre Dame el esplendor perdido. Ya se ha anunciado la primera. François-Henri Pinaut, dueño de Kering, la matriz de marcas como Gucci, Yves Saint Loren o Fnac, ya ha anunciado que se compromete a destinar 100 millones de euros para ayudar a sufragar la reconstrucción.

Su preocupación era la de todo el país, al tiempo que afloraban los mensajes de apoyo y solidaridad de todos los rincones del planeta, síntoma del icono que se iba consumiendo a la vista, impotente.

Entre ellos el del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que sugería utilizar "aviones cisterna" para extinguir el fuego, o el de la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, que ofreció su ayuda para la futura reconstrucción de un templo que figura en su lista del Patrimonio Mundial desde 1991.

El rey ha expresado esta noche la solidaridad de España con Francia ante el incendio de Nôtre Dame y ha asegurado que la catedral "resurgirá de sus cenizas".

"El pueblo francés la reconstruirá, la levantará sin duda de nuevo. Y estaremos ahí; el mundo entero está y estará con Francia. La catedral de Nôtre Dame resurgirá de sus cenizas", ha escrito Felipe VI en un mensaje en la cuenta de Twitter de Casa Real.

Ave María emocionado

Un 'Ave María' resonó en los alrededores del monumento entonado por los incrédulos testigos del incendio que se fueron agolpando en los aledaños.

"Hemos visto cómo cada vez las llamas iban creciendo. Hemos visto caer la aguja. Hemos oído un fuerte estruendo", aseguró a Efe Olga Marcos, una turista española que pasaba cerca de la catedral cuando comenzaron las llamas.

La emoción de franceses y turistas era patente, ante la catástrofe de un símbolo de la ciudad. El rector del templo, monseñor Chauvet, aseguró que se pudieron salvar las principales reliquias, entre ellas la corona de espinas de Cristo.

El tesoro no se vio afectado, pero sí algunos de los mayores retablos, que no pudieron ser salvados.

Trece millones de visitantes flanquean cada año las puertas de uno de los monumentos más concurridos de Francia y uno de los más reconocidos, escenario de obras de Victor Hugo, de películas y de una iconografía enorme.