Bruselas

España es el país de la Unión Europea que registró un déficit público más alto en 2017. El desfase presupuestario se situó el año pasado en el 3,1% del producto interior bruto (PIB), es decir, alrededor de 36.000 millones de euros, según los datos certificados que ha publicado este lunes la oficina estadística comunitaria, Eurostat. De acuerdo con estas cifras, España es el único Estado miembro que supera el umbral del 3% de déficit que marca el Pacto de Estabilidad y por tanto el único que seguirá sujeto un año más al procedimiento sancionador por déficit excesivo tras la inminente salida de Francia.

Noticias relacionadas

Por detrás de España, los países de la UE con mayor déficit público son Portugal (3%), Rumanía (2,9%) y Francia (2,6%). En el extremo contrario, los países que registraron superávit presupuestario el año pasado fueron Malta (3,9%), Chipre (1,8%), República Checa (1,6%), Luxemburgo (1,5%), Suecia y Alemania (ambos 1,3%), Holanda (1,1%), Dinamarca (1%), Bulgaria (0,9%), Grecia y Croacia (ambos 0,8%) y Lituania (0,5%). 

De media, el déficit público de la eurozona disminuyó desde el 1,5% en 2016 hasta el 0,9% en 2017. En el conjunto de la UE, la reducción fue del 1,6% al 1%.

Rajoy cumple por segundo año el objetivo de la UE

La paradoja es que, pese a ser líder de la UE en déficit público, España cumplió el año pasado el objetivo exigido por Bruselas. Es la segunda vez que esto ocurre desde la llegada al Gobierno de Mariano Rajoy. El desfase presupuestario disminuyó desde el 4,5% en 2016 al 3,1% en 2017, justo la cifra comprometida con la UE.  

Sin embargo, para este año España incumplirá su meta de déficit si no adopta ajustes adicionales, según las previsiones publicadas la semana pasada por el Fondo Monetario Internacional. El FMI calcula un desfase presupuestario del 2,5%, en lugar del 2,2% que reclama la UE. Los inspectores de Bruselas y del Banco Central Europeo (BCE) que han visitado Madrid este mes han pedido al Gobierno de Rajoy que aproveche el buen momento económico para acelerar la reducción del déficit. Avisan que el alto nivel de deuda pública y privada hacen que la economía española siga siendo vulnerable.

Precisamente, los datos de Eurostat sitúan ya a España como el quinto país de la UE con una deuda pública más alta, el 98,3% del PIB. Por delante están Grecia (178,6%), Italia (131,8%), Portugal (125,7%) y Bélgica (103,1%). Los Estados miembros con menos deuda pública son Estonia (9%), Luxemburgo (23%), Bulgaria (25,4%), República Checa (34,6%), Rumanía (35%) y Dinamarca (36,4%).