La policía inglesa ha confirmado la detención de un joven de 18 años y la ha calificado de "significativa" en relación a la explosión que tuvo lugar la mañana del viernes en la estación de metro de Parsons Green, en Fulham. El detenido, que fue arrestado en el área del puerto de Dover, se encuentra bajo custodia en una comisaría de la zona, desde donde será trasladado a las dependencias policiales de South London.

Noticias relacionadas

"Hemos realizado una detención significativa para nuestra investigación esta mañana. Aunque estamos muy satisfechos con los avances realizados, esta investigación continúa y el nivel de amenaza se mantiene como crítico", afirmó Neli Basu, coordinador de la unidad antiterrorista de la policía británica. "Esta detención conducirá a una mayor actividad de nuestros agentes. Por motivos de la investigación no revelaremos más detalles del hombre detenido", continuó.

La Policía londinense también ha informado a primera hora de la tarde del sábado que han evacuado edificios y están realizando registros en Surrey, al sur de Londres, tras el arresto del joven. En un comunicado, las fuerzas de seguridad han explicado que los vecinos de la zona han sido evacuados como medida de precaución.

Una de estas evacuaciones se ha producido en la estación de Fulham Brodway, según ha informado el metro de Londres. La Policía ha recibido una alerta de seguridad en el centro comercial Vue, que también ha sido desalojado.

El joven, cuya identidad o nacionalidad no han sido facilitadas, fue arrestado por un supuesto delito de terrorismo, según precisaron las fuerzas del orden.

La mañana del pasado viernes, en torno a las 08.20 horas de la mañana, un cubo de color blanco con una bolsa de plástico en su interior explotaba en el interior de un vagón de metro en la estación de Parsons Green, ubicada en Fulham, entre los turísticos barrios de Kesington y Chelsea y en las inmediaciones de Stamford Bridge. La hora de la explosión coincidió con una de las de mayor afluencia de usuarios. Le explosión provocó una estampida y el resultado fue de 29 personas heridas sin tener que lamentar más que otros daños materiales.

El ataque fue reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), aunque las fuerzas del orden aún no han indicado si esta organización pudo estar detrás del incidente del viernes.

La primera ministra británica, Theresa May, anunció la decisión de elevar a "crítico" el nivel de alerta terrorista, lo que significa que un atentado puede ser inminente. Con el aumento de la alerta a "crítico", soldados británicos prestarán ayuda a la Policía para reforzar la seguridad en puntos claves de Londres, como la red de transporte y los estadios de fútbol, ya que hoy habrá jornada de la Premiership inglesa.