Bruselas

Mensaje tranquilizador del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, a los dirigentes comunitarios. En su primera visita a Bruselas, Pence ha tratado de disipar las dudas y la alarma generadas en Europa por la llegada al poder de Donald Trump y ha prometido que la nueva administración norteamericana mantendrá un apoyo "firme y duradero" a la Unión Europea. Eso sí, ha reclamado una mayor colaboración para hacer frente al terrorismo islamista y evitar nuevos atentados como los que golpearon hace casi un año a la capital comunitaria.

Noticias relacionadas

"Es mi privilegio expresar, en nombre del presidente Trump, el fuerte compromiso de Estados Unidos de continuar la cooperación y la asociación con la Unión Europea", ha dicho Pence en una breve declaración conjunta ante la prensa con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la que no se han admitido preguntas.

"Sean cuales sean nuestras diferencias, nuestros dos continentes comparten la misma herencia, los mismos valores y sobre todo, el mismo objetivo de promover la paz y la prosperidad mediante la libertad, la democracia y el estado de derecho. Y seguimos comprometidos con estos objetivos", ha agregado.

Además de con Tusk, Pence se ha reunido con la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y con el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker. El presidente del Consejo Europeo le ha agradecido efusivamente su visita a Bruselas. "Todos la necesitábamos de verdad", ha resaltado, y se ha referido a las "nuevas y a veces sorprendentes opiniones" en Washington sobre las relaciones transatlánticas.

Las palabras de Pence contradicen o cuanto menos suavizan la aparente hostilidad que Trump ha mostrado hasta ahora hacia la UE. El nuevo presidente estadounidense ha expresado su apoyo al brexit y ha dicho que cree que otros Estados miembros seguirán los pasos de Reino Unido y abandonarán la Unión, que a su juicio es sólo un "vehículo" al servicio de Alemania. También ha atacado a la canciller, Angela Merkel, por su política de puertas abiertas a los refugiados y ha declarado a la OTAN "obsoleta".

Pese a esta discrepancia en los mensajes, Pence ha asegurado que ha sido el propio Trump el que le ha pedido que viaje a Bruselas para tranquilizar a sus socios europeos. También ha visitado la sede de la OTAN y allí ha garantizado el "fuerte apoyo" del nuevo presidente a la alianza transatlántica. Al mismo tiempo, como ya hizo el jefe del Pentágono James Mattis, ha pedido a los países de la UE que aumenten el gasto militar. "Es el momento de acciones y no de palabras", ha resaltado. 

EEUU necesita una UE fuerte

Los dirigentes comunitarios han tratado de rebatir el pronóstico de Trump de que la UE continuará desmembrándose tras el brexit. "Creo que Estados Unidos necesita a una UE fuerte y unida en todos los frentes posibles", ha dicho Juncker al inicio de su encuentro con Pence. "Este no es el momento de que Europa se divida en sus antiguas categorías nacionales o provinciales", ha resaltado el presidente de la Comisión.

"Esperamos contar, como siempre en el pasado, con el apoyo sin reservas e inequívoco de EEUU a la idea de una Europa unida. El mundo sería un lugar peor si Europa no estuviera unida", ha insistido también Tusk. "Los estadounidenses saben bien el gran valor que es estar unidos y que la división es el preludio de la caída. A todos nos interesa evitar la desintegración de Occidente", ha subrayado.

En sus breves declaraciones ante la prensa, Pence ha pedido a la UE que intensifique los esfuerzos para "contrarrestar la amenaza del terrorismo islamista radical aquí en el continente". Al mismo tiempo ha prometido la colaboración de EEUU "en la seguridad colectiva de todos nuestros ciudadanos" y la lucha contra el terrorismo.

El vicepresidente ha garantizado además que la nueva administración de Trump defenderá "la soberanía y la integridad territorial" de los países europeos frente a los intentos de Rusia de redibujar las fronteras. También ha pedido a Moscú que cumplan los acuerdos de paz de Minsk y respete el alto el fuego en el este de Ucrania. No obstante, ha repetido que Washington buscará un nuevo "terreno común con Rusia, que el presidente Trump cree que puede encontrarse".

"El compromiso de EEUU hacia la UE es firme y duradero", ha insistido Pence, que apuesta por reforzar la cooperación económica y política entre Bruselas y Washington. "Nos separa un océano. Pero nos une una herencia común y un compromiso común hacia la libertad, la democracia y el estado de derecho. Confiamos en que este vínculo resistirá y crecerá en los próximos años", ha proclamado.