Un rebrote de coronavirus "fuera de control" ha paralizado gran parte de la ciudad de Pekín después de que las autoridades hayan detectado más de 106 casos confirmados hasta ahora.

Noticias relacionadas

Podrían ser muchos más ya que el mercado donde se detectó el primer positivo de este rebrote es un sitio muy frecuentado y esto explicaría la contundente reacción del Gobierno chino: test masivos, cuarentenas y más de 100.000 rastreadores para evitar que este foco se convierta en un grave problema. 

Todo el personal del gran mercado de Xinfadi y quienes hayan tenido contacto cercano con el mercado -que ocupa una superficie de 112 hectáreas, y tiene 1.500 empleados y más de 4.000 titulares de puestos de venta- deben permanecer en casa y hacerse una prueba de coronavirus en uno de los 193 centros designados.

¿Tabla de cortar pescado?

El origen de este brote todavía no está claro, y hasta ahora sólo ha trascendido que el virus fue detectado en una tabla de cortar pescado empleada por un vendedor de salmón importado.

El epidemiólogo Yan Peng aseguró a la cadena CCTV que, según una investigación preliminar, "la secuencia del genoma muestra que el virus fue importado desde Europa", pero puntualizó que "los científicos necesitan tiempo para esclarecer cómo empezó la cadena de infecciones".

Según Yang, "una posibilidad es que el virus provenga del salmón congelado y que las bajas temperaturas hayan preservado el patógeno durante el transporte".

China importa cerca de 80.000 toneladas de salmón congelado cada año, principalmente de Chile, Noruega, las Islas Feroe, Australia y Canadá, según los medios locales.

Las acciones de los proveedores europeos de salmón han caído desde este lunes, después de que China haya freando las importaciones del pescado por temor a que pueda estar relacionado con un nuevo brote del coronavirus en un mercado.

"Ahora no podemos enviar salmón a China, el mercado está cerrado", cuenta a Reuters Regin Jacobsen, presidente ejecutivo del proveedor de salmón Bakkafrost, que cotiza en Oslo.