Un terremoto de 6,1 grados de magnitud, que ha sacudido el oeste de Japón y ha dejado tres muertos y más de doscientos heridos, ha causado el cierre momentáneo de fábricas y caídas generalizadas en la Bolsa de Tokio.

A las 13.30 hora local (16.30 GMT) el índice Nikkei experimentaba una bajada de 216.00 puntos, un 0,95%. y se situaba en 22,635.75 enteros, una tendencia bajista que se mantuvo desde la apertura.

El fuerte seísmo se produjo a las 07.58 hora local (10.58 GMT del domingo) y tuvo su hipocentro a 13 kilómetros de profundidad cerca de la ciudad de Osaka, la segunda de mayor población de Japón.

Empresas con sede en esta industrializada zona, como Panasonic y Sharp, cayeron en la Bolsa un 3% y 4%, respectivamente, tras la inquietud de los inversores y a pesar de no haber resultado dañadas sus plantas.

Por su parte, Mitsubishi Motors suspendió las operaciones en su fábrica de Kyoto para realizar una inspección de seguridad y reportó una bajada del 1,8%.

El Gobierno cifró en tres las víctimas, entre ellas una niña de 9 años, y los heridos ascienden a más de doscientos.

El temblor, el de mayor intensidad registrado desde 1923 en la prefectura de Osaka, ha provocado el derrumbe de edificios y cese momentáneo de servicios de transporte, como el tren bala.