La llegada al Despacho Oval de Joe Biden trae la vuelta de la "alianza transatlántica" entre Estados Unidos y Europa después de cuatro años de tensiones. Al menos, así lo ha anunciado este viernes el presidente estadounidense durante su intervención en la Conferencia de Seguridad de Múnich.

Noticias relacionadas

"Hablo hoy como presidente de Estados Unidos, al comienzo de mi Administración, y estoy mandando un mensaje claro al mundo: EEUU ha vuelto, la alianza transatlántica ha vuelto. Y no vamos a mirar atrás, vamos a mirar adelante juntos", dijo Biden en su discurso, que pronunció de manera telemática.

Destacó que la base de la seguridad colectiva y la prosperidad común está construida en la colaboración entre Europa y EEUU: "Bajo mi punto de vista esto es y debe permanecer como un pilar de todo lo que queremos lograr en el siglo XXI, como hicimos en el siglo XX".

Igualmente, agregó que el mundo se encuentra en un punto de inflexión ante las nuevas crisis y que por ello EEUU trabajará de cerca con sus socios de la Unión Europea y "las capitales en el continente, de Roma a Riga" para afrontar los desafíos compartidos.

En su discurso, Biden reiteró su compromiso con la OTAN y dio la bienvenida a "la creciente inversión" de sus socios europeos en capacidades militares. Dentro de ese compromiso, mencionó el proceso de paz en Afganistán, impulsado por Washington, y su decisión de detener la retirada de tropas estadounidenses de Alemania.

Renovar la democracia

El nuevo presidente de EEUU se presentó como un líder mundial que busca estar a la cabeza de los problemas más acuciantes que afronta el mundo y pidió defender, fortalecer y renovar la democracia.

"Estamos en un punto de inflexión entre aquellos que sostienen que, dados todos los desafíos que afrontamos, desde la IV revolución industrial a la pandemia global, la autocracia es la mejor manera de avanzar, dicen, y aquellos que entienden que la democracia es esencial, esencial para responder a estos retos", advirtió.

Así, uno de los retos que mencionó fue China. "Debemos prepararnos juntos para una competición estratégica a largo plazo con China. Cómo EEUU, Europa y Asia deben trabajar juntos para garantizar la paz y defender nuestros valores compartidos y promover nuestra prosperidad en el Pacífico", aseveró.

Otro desafío para EEUU es Rusia, "los ataques del Kremlin a nuestras democracias y su uso de la corrupción para intentar minar nuestro sistema de Gobierno", indicó. "Los líderes rusos quieren que la gente piense que nuestro sistema es más corrupto, o tan corrupto como el suyo, pero el mundo sabe que no es cierto, incluidos los propios ciudadanos de Rusia. [El presidente Vladímir] Putin busca debilitar el proyecto europeo y nuestra alianza de la OTAN".

Sobre Irán, dijo que su país está dispuesto a "negociar" junto al resto de países firmantes del acuerdo nuclear de 2015, pero aseguró que es necesario que también se afronten "las actividades desestabilizadoras" de Teherán en Oriente Medio.

"Queremos un futuro donde todas las naciones sean capaces de determinar libremente su propio camino, sin amenaza de violencia o coerción", subrayó Biden, al tiempo que puso como ejemplo la crisis de Covid-19, sobre la que consideró que las naciones deben cooperar.

El presidente habló también de la crisis climática y del regreso de su país al Acuerdo de París, e hizo un llamamiento para que se invierta en "innovaciones tecnológicas" para que haya energía limpia.