Pareciera que Justin Trudeau y Donald Trump son polos opuestos. El canadiense, de 45 años, carácter calmado, defensor del libre comercio las puertas abiertas a los refugiados. El estadounidense, de 70, irascible y estandarte del proteccionismo en los ámbitos fronterizo y comercial.

Noticias relacionadas

Sin embargo, en una rueda de prensa conjunta en el primer viaje oficial del premier canadiense a EEUU desde la inauguración de la nueva Administración republicana ambos líderes han buscado enviar un mensaje de unidad y cooperación.

"Nuestras comunidades dependen las unas de las otras", ha señalado Trudeau, que ha intervenido en inglés y francés y prometido que Canadá y Estados Unidos seguirán siendo "los mayores aliados" del mundo. "Vamos a tener una relación estupenda con Canadá", ha reforzado Trump.

Trudeau ha descrito un encuentro dominado por el entendimiento mutuo y el deseo de cooperación, si bien ha alertado de que los dos países no estarán de acuerdo en todo. Tal vez a modo de puya al nuevo inquilino de la Casa Blanca, ha destacado la interdependencia económica de los dos países y la importancia del desarrollo sostenible. Sin embargo, como guiño, ha recalcado en reiteradas ocasiones el compromiso de Canadá con la seguridad. 

"Nos tomamos la seguridad muy en serio", ha afirmado, aunque subrayando que garantizar la seguridad del país es compatible con ofrecer asilo a aquellas personas que abandonan sus hogares huyendo de la violencia. Aun así, ha insistido en que no "aleccionará" a EEUU con respecto a la acogida de refugiados.

Dejando atrás su estilo habitual, Trump ha mantenido un tono relajado y más conciliador. Ha señalado la importancia de eliminar las diferencias en el mundo laboral entre hombres y mujeres y ambos mandatarios han anunciado la creación de un Consejo Canadá-EEUU para la Promoción de las Emprendedoras y las Líderes Empresariales.

Pero Trump se ha mantenido firme en su empeño por cerrar las puertas a siete países de mayoría musulmana y los refugiados. "Estamos cogiendo a criminales con un tremendo historial de abuso y los estamos sacando", ha asegurado destacando que se trata de la voluntad de sus votantes. "Quiero que la gente entre, pero no podemos dejar entrar a la gente equivocada".

Trump ha prometido mano dura con Corea del Norte y ha anunciado pequeños cambios a la "extraordinaria" relación comercial con Canadá. Ha señalado que la situación en México es mucho más "severa", acorde a su discurso de que el vecino sureño de EEUU se aprovecha de la primera potencia mundial.