Antonio Ecarri Bolívar, en su oficina de Madrid

Antonio Ecarri Bolívar, en su oficina de Madrid Silvia P. Cabeza

América Entrevista a Antonio Ecarri

"Nadie quiere una invasión en Venezuela pero todas las opciones están sobre la mesa"

El representante diplomático de Juan Guaidó confía en que las bases del Ejército terminen por apoyar al presidente encargado. 

"Ellos" y "nosotros". Antonio Ecarri Bolívar repite con frecuencia estos pronombres personales para referirse a las dos legitimidades que chocan por el poder en Venezuela. Ecarri acaba de comenzar su andadura como embajador de Guaidó en España pero el Gobierno español se acoge a la legislación internacional para reconocerle únicamente como "representante personal" del presidente encargado. Este jurista, historiador, militante y diputado del partido opositor Acción Democrática tiene la misión de construir desde la nada la relación diplomática de la nueva Venezuela con nuestro país: "Queremos que España siga asumiendo el liderazgo de Europa en el conflicto de Venezuela. Es la madre patria". 

Ecarri responde a las preguntas de EL ESPAÑOL en su despacho provisional en el centro de Madrid para charlar sobre la situación que atraviesa Venezuela -"no es una crisis política, es una crisis humanitaria"- y se muestra confiado en que el Ejército terminará por reconocer y apoyar a Guaidó más pronto que tarde: "Estamos seguros de que ocurrirá en los próximos días".  

La Asamblea Nacional de Venezuela le designó el pasado 19 de febrero como embajador para España pero el Gobierno español sólo le reconoce como “representante personal del presidente encargado”. ¿Con qué denominación se identifica usted?

La designación de la Asamblea Nacional de Venezuela es como embajador y jefe de misión. Sin embargo, el país receptor es el que tiene que calificar la denominación. Nosotros entendemos y respetamos profundamente la decisión. Se trata de dos circunstancias paralelas, y así nos lo ha explicado el Gobierno español. Por un lado tenemos un Gobierno de derecho que representa Juan Guaidó pero hay otro Gobierno de hecho que aún mantiene secuestradas las instituciones del Estado con los que el reino de España tiene que tener un tipo de relación. Respetamos profundamente esa circunstancia.

El presidente Guaidó dijo la semana pasada en una entrevista con El Mundo que entiende la postura  del Gobierno español pero le gustaría una “posición más dura”. ¿Puede concretarnos a qué se refiere?

Lo que quiere decir el presidente Guaidó es que esperamos unas respuestas más contundentes no sólo de España sino de toda la UE en relación a todo lo que está ocurriendo en Venezuela. No es una crisis política sino una crisis humanitaria severa y compleja, que se ha agravado con los apagones eléctricos. De alguna manera esto delata la vergüenza de que un país que se dedicaba a exportar energía tenga ahora la necesidad de importar energía. Durante 15 años estuvieron sin invertir nada en el sistema eléctrico y los apagones son el resultado.

España ha dicho que en ningún caso apoyaría una intervención militar extranjera como solución. EEUU sigue diciendo que todas las opciones están encima de la mesa y Guaidó dijo este fin de semana que no descarta invocar “cuando llegue el momento” el artículo 187 que faculta a la Asamblea a autorizar misiones militares extranjeras. ¿Cuál es su posición sobre una posible intervención militar?

Nadie en Venezuela quiere una invasión militar. Ya tenemos una desde hace 20 años, la de las tropas cubanas que están en Venezuela. Hay más de 20.000 soldados del Ejército cubano en nuestro país, están exportando su ideologización. Esa es la verdadera invasión. En relación a lo que ha anunciado el presidente Guaidó, decimos que todas las opciones están sobre la mesa porque el Gobierno usurpador está empeñado en cerrar todas las vías democráticas. Esa olla de presión social va a reventar por algún sitio. Una insurrección popular, un golpe de Estado o una confrontación con alguna nación extranjera, con Maduro buscándose alguna excusa para perpetuarse en el poder. Insistimos: tenemos que ir a unas elecciones porque es el pueblo soberano el que tiene que decidir, pero ellos tienen terror, pánico a las urnas porque saben cuál va a ser el resultado. 

Hemos establecido una hoja de ruta con tres etapas: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones. En paralelo estamos intentando recuperar las instituciones desde la Asamblea Nacional. En ese sentido hemos promulgado un estatuto de la transición que contempla la creación de un comité de postulaciones que es el que va a designar los nuevos miembros del Consejo Nacional Electoral. Eso ya está en marcha. Queremos agotar todos los recursos legales, no como el chavismo que se salta a la torera todos los principios constitucionales.  

¿Entonces no descartan pedir una intervención extranjera aunque no la quieran?

Todo depende de cómo se desarrollen los acontecimientos en virtud de la actitud del chavismo de perpetuarse en el poder sin buscar ninguna vía democrática.

Los sectores que no están en la élite militar se van a manifestar en cualquier momento

Han pasado casi dos meses desde la proclamación de Guaidó como presidente interino y desde fuera parece que el empuje de su nombramiento parece haberse diluido. ¿Hay riesgo de involución al estado anterior al 23 de enero?

No, ya no hay vuelta atrás. Y no sólo por la llegada de Guaidó sino por la crisis espantosa que está viviendo el país, una crisis que va en aumento cada día. En cualquier momento va a estallar la chispa que va prender la pradera. La situación es insostenible. En cualquier momento puede ocurrir.

La élite militar disfruta de los privilegios del régimen chavista pero el 80% de las fuerzas armadas está pasando las mismas penurias que el resto de la población. Ellos no viven en una isla paradisíaca, viven en Venezuela. Sus mujeres van al mercado y no consiguen alimentos, van a las farmacias y no hay medicinas…. En cualquier momento va a producirse una decisión. Y ya no se podrá calificar de golpe de Estado, sería reponer el orden constitucional en Venezuela.

Siempre invocan al papel crucial de las fuerzas armadas para desbloquear la situación. ¿Se aleja con el paso del tiempo la posibilidad de un pronunciamiento militar provoque la salida de Nicolás Maduro?

Al contrario. Con el paso del tiempo se acerca. Es una evidencia que los sectores que no están en la élite militar se van a manifestar en cualquier momento. Estamos seguros de que va a ocurrir en los próximos días.

¿Tienen información al respecto o es simplemente una sensación?

Por las informaciones que tenemos. Hasta ahí puedo leer.

Sin el Ejército oficialmente de parte de Guaidó, ¿cuáles son las opciones reales de una transición democrática en Venezuela y la celebración de unas elecciones libres?

Es difícil de decir. Con Maduro en el poder, es complicado que ellos se avengan a una salida democrática. Sin embargo, nosotros no tenemos miedo a ninguna posibilidad. Iríamos a un proceso electoral siempre y cuando haya un nuevo Consejo Nacional Electoral. Es el árbitro de las elecciones y no puede estar parcializado como está ahora, amañando los procesos electorales. Si el régimen transige y hay un nuevo poder electoral, nosotros no tendríamos ningún problema en participar en cualquier proceso electoral. Hasta unos comicios legislativos para renovar la Asamblea Nacional aunque todavía tiene mandato vigente.

El diálogo con el chavismo es imposible porque ellos siempre quieren usarlo para escurrir el bulto de los problemas y engañar a los interlocutores

¿Pero el objetivo primero es la convocatoria de elecciones presidenciales, no?

Si ellos quisieran ir a un proceso electoral general, nosotros estaríamos dispuestos. Somos nosotros los que queremos que sea el pueblo el que se exprese y ellos impiden a toda costa eso. Solo quieren elecciones con el Consejo Nacional Electoral actual. En el supuesto de que las fuerzas democráticas quieran participar en unas elecciones con este poder electoral, la gente no querrá ir a votar. Así pasó en las últimas elecciones. La gente no quiso votar porque estaban amañadas.

¿Descartan entonces el diálogo con el chavismo como una vía factible ahora para una solución de la crisis?

El diálogo es imposible porque ellos siempre quieren usarlo para escurrir el bulto de los problemas y engañar a los interlocutores. Ya lo hicieron en Santo Domingo, engañaron a la propia Santa Sede. Por cierto, el Papa sacó un comunicado protestando por la actuación del Gobierno de Maduro.

Ya son 21 los muertos que se han producido durante el apagón eléctrico que afecta durante varios días a Caracas. Maduro habla de un sabotaje y ataque informático que llega desde el exterior. ¿Se cree usted esa versión?

Creemos que puede haber muchas más víctimas. Las cifras que tenemos hasta ahora son muy opacas. El apagón además ha dejado sin comunicaciones a muchos venezolanos. De esta manera, la población se queda sin acceso a la información libre de las redes sociales e internet, porque los medios sólo ofrecen la versión oficialista de lo que ocurre en Venezuela.

La explicación de Maduro es una ridiculez. Ellos nunca han aceptado que los apagones, que han sido frecuentes en los últimos años. Se los achacaban a cosas increíbles como que una iguana se comió un cable…. Justifican lo injustificable. No ha habido mantenimiento en la red eléctrica. Estuvieron 15 años sin hacer nada y malgastaron recursos económicos que han desaparecido. 

No sé si ha leído la información que publicaba este domingo el New York Times sobre los incidentes durante la entrada de la ayuda humanitaria. El periódico asegura que fue un cóctel molotov de un manifestante el que, por accidente, provocó el incendio de uno de los camiones.

Estoy convencido de que esta información les llegó por el servicio de inteligencia de Maduro. O de los cubanos. Allí no había ningún periodista del New York Times y no podían tener constancia. Es posible que le hayan pasado algún vídeo trucado. En todo caso, haya sido como haya sido. Fue el resultado de la terca oposición de Maduro a dejar entrar la ayuda humanitaria. Todo el mundo ha visto el empeño obstinado en bloquear la entrada de los camiones. Una de las cosas que le pedimos a España es, cuando Guaidó dice que requiere más fuerza, es para que se obligue al Gobierno de Maduro a recibir la ayuda humanitaria. No va a resolver el problema de fondo pero sí va a ayudar a los más vulnerables.

¿Ha tratado este asunto en la reunión con el secretario de Estado para Iberoamérica?

Claro. Hemos tenido una buena comunicación y han sido muy receptivos. Vamos a seguir conversando con las autoridades españoles, estamos en contacto con permanente planteándoles los problemas que tiene la comunidad venezolana aquí.

Hemos pedido reuniones con Borrell y Sánchez pero su agenda es complicada y más ahora con la precampaña

¿Tiene en agenda una reunión con el ministro Borrell o con el presidente Sánchez? ¿Qué reclamaría al Gobierno español, qué le pediría al presidente Sánchez?

Hemos pedido reuniones con Borrell y Sánchez pero somos conscientes de que su agenda es complicada y más ahora con la precampaña electoral. Estamos pendientes. Agradecemos mucho la solidaridad del PSOE, PP y Cs en este momento tan difícil que vive Venezuela.

No reclamaríamos nada, sería un agradecimiento al reconocimiento que han hecho a Guaidó. Queremos que España siga asumiendo el liderazgo de Europa en el conflicto de Venezuela. Consideramos a España la madre patria. Es la nación que debe asumir el liderazgo de la solidaridad con Venezuela.

¿Entonces no comparte las críticas de la oposición al PSOE en el conflicto de Venezuela?

Le rogamos que sea más firme y más contundente. Pero lo ha venido haciendo en este sentido. Debe continuar en ese camino y afianzarse.

Ecarri fue elegido embajador en España por la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por Juan Guaidó

Ecarri fue elegido embajador en España por la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por Juan Guaidó Silvia P. Cabeza