El jefe del Parlamento y autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, se ha dirigido a la nación este domingo con un vídeo en su perfil de Twitter en el que ha pedido que la gente salga a la calle de forma pacífica en una "gran protesta nacional" este miércoles para pedir dos cosas: "llevar el mensaje a las fuerzas nacionales de amnistía pero también exigiéndoles que se pongan del lado del pueblo".

Noticias relacionadas

Guaidó ha prometido que si eso sucede entrará en el país medicina y comida que "ya estamos gestionando" con varios países en lo que llama un canal humanitario.

En el mensaje, de más de 13 minutos de duración, el autoproclamado presidente venezolano ha insistido en este "paro nacional" como medida de presión sobre el ejército, el elemento clave que puede hacer inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

Pero también ha convocado a todos los venezolanos, dentro y fuera del país, a una gran manifestación el próximo sábado sobre todo para recordar a Maduro "el plazo que le dieron y que se vence el domingo para la convocatoria de elecciones".

Además, ha pedido a varios bancos del mundo la "protección" de los activos que el país tenga depositados en estas instituciones, para evitar que el Gobierno de Maduro, al que desconoce, haga uso de los recursos.

"Hemos hecho extensiva esta solicitud ante los países del mundo (...), también a instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco de Inglaterra (y) el Banco Internacional de Transacciones", dijo Guaidó en un mensaje divulgado a través de sus redes sociales.

"No permitiremos que sigan robando al pueblo de Venezuela", añadió.

Guaidó también dijo que la ejecución de esta medida vendrá "acompañada" del progresivo uso de los recursos por parte del Gobierno interino que se instaló y preside el país sudamericano desde el pasado miércoles.

El Gobierno de Nicolás Maduro inició hace meses un proceso para retirar 31 toneladas de oro -equivalentes a 1.200 millones de dólares- desde el Banco de Inglaterra, en medio de la acuciante crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela.

Guaidó no se refirió de forma específica a estos recursos, aunque sí dijo que todos los que consiga controlar se usarán para mitigar los efectos de la crisis humanitaria que según los opositores padece el país, y que la Administración de Maduro niega.

La tensión política en Venezuela se disparó el pasado miércoles, cuando Guaidó juró ante cientos de miles de simpatizantes las competencias del Ejecutivo ante la presunta "usurpación" que, considera, hizo Maduro de la Presidencia.

El líder chavista se impuso con holgura en los comicios de mayo pasado, a los que no se presentó el grueso de la oposición por considerarlos fraudulentos.

Por ello, el antichavismo afirma que "usurpa" la Presidencia, al estimar que su segundo mandato de seis años es "ilegítimo" y, por tanto, el Poder Ejecutivo recae en el jefe del Parlamento hasta que sean convocadas nuevas elecciones, según la interpretación que hacen de varios artículos de la Carta Magna.