Un nuevo intento para reflotar el portacontenedores Ever Given y desbloquear así el canal de Suez fracasó esta madrugada a pesar de que había varios elementos a favor: se esperaba que la luna llena y la marea alta propiciase el éxito de la operación. 

Noticias relacionadas

"Desafortunadamente, el estado de la marea no ayudó a reflotar el Ever Given esta noche", informó Leth Agencies, compañía especializada en servicios logísticos en diferentes canales y estrechos del mundo.

Esa compañía añadió que la Autoridad del Canal de Suez, que gestiona esta vía marítima egipcia, volverá a intentar de nuevo desencallar el buque este domingo con la ayuda de remolcadores y cifró en 326 las embarcaciones que esperaban a cruzar la vía.

Algunos de los participantes en la operación de rescate habían manifestado el sábado su confianza en la que la pasada noche era un "buen momento" para mover el Ever Given, que bloquea el canal desde la mañana del martes al haber encallado su proa en una de las orillas quedando atravesado en el paso.

Desde entonces los intentos de reflotarlo han resultado infructuosos pese a la utilización de hasta 14 remolcadores y de dragas y excavadoras para retirar la arena en torno a la proa del Ever Given, que se quedó atravesado en el canal debido, según las primeras investigaciones, a los fuertes vientos y una tormenta de arena.

El carguero Ever Given está encallado desde el martes. Reuters

El capitán de uno de los remolcadores implicados aseguró el sábado que habían conseguido mover la proa de la nave unos 17 metros en dirección al norte, hacia donde navegaba cuando chocó con una de las orillas.

Atasco

Por su parte, la naviera Maersk, la principal que opera en el canal de Suez, señaló que, una vez liberado el paso, se requerirán entre tres y seis días para deshacer el gran atasco que se ha generado en esta vía que conecta el Mar Rojo con el Mediterráneo y que supone la ruta marítima más corta entre Asia y Europa.

Algunas embarcaciones ya están desviando su ruta hacia el Cabo de Nueva Esperanza para circunvalar África, pese a que esta ruta implica varios días extra de navegación. Rusia plantea al mundo la Ruta Ártica, una alternativa que, sostiene, será más rápida, barata, segura y ecológica para el transporte de mercancías, pero que aún debe demostrar su fiabilidad.

"El precedente de Suez demuestra la fragilidad de cualquier ruta entre Europa y Asia. En esta situación, aumenta su importancia la Ruta Marítima del Norte, cuya competitividad crece año a año", aseguró a la prensa Vladímir Panov, especialista para el Ártico de la agencia nuclear rusa, Rosatom.

La Ruta Ártica fue lanzada en 2011 por el presidente ruso, Vladímir Putin, pero es un proyecto de futuro, ya que el Kremlin no espera que funcione como un corredor internacional de pleno derecho hasta 2035. 

De hecho, en 2020 cruzaron el canal de Suez embarcaciones con 1.170 millones de toneladas a bordo, mientras que casi 33 millones de toneladas trasegaron el pasado año por la ruta norteña. Más de la mitad de dicho volumen, unos 18 millones de toneladas, correspondió a gas licuado.