Los intentos de los últimos cuatro días para reflotar el buque portacontenedores "Ever Given" han fracasado y sigue bloqueando el paso a más de 200 buques de mercancías, con el coste económico que supone. Se están estudiando varias posibilidades, pero esto puede llevar tiempo. Algunos hablan incluso de semanas, lo que provocaría un cierto colapso porque casi el 10% del comercio marítimo mundial, más del 10% del transporte mundial de petróleo y alrededor del 8% del transporte de gas natural licuado pasa por el Canal de Suez.

Noticias relacionadas

La única opción viable ahora es desviar esos petroleros y buques contenedores fuera del Canal de Suez —en algunos casos enviándolos en un viaje extendido de dos semanas alrededor del extremo sur de África— ya que se prevé por un cierre prolongado de la vía fluvial clave.

Por el momento, las operaciones de dragado para poder remolcar el buque están siendo poco efectivas, necesitan eliminar cientos de miles de pies cúbicos de arena alrededor de la proa del Ever Given. Necesitan cavar hasta que haya una profundidad de unos 15 metros, según la Autoridad del Canal de Suez.

Si el bloqueo dura unos días, no es un problema y el revés se puede compensar rápidamente. Sin embargo, si los retrasos duran algunas semanas, será preocupante para las empresas de transporte porque los costes de una ruta alternativa a través de África aumentarían drásticamente.

Embotellamiento en el Canal de Suez

Efectos en el petróleo

De los 39,2 millones de barriles por día (bpd) de petróleo crudo importados por mar en 2020, 1,74 millones de bpd pasaron por el Canal de Suez, según la firma de rastreo de petroleros Kpler, pero también se transportan refinados. 

Alrededor del 9% o 1,54 millones de bpd de las importaciones mundiales de productos refinados fluyeron a través del Canal de Suez el año pasado. La nafta de materia prima para plásticos constituye una gran parte de los flujos de productos refinados en el canal.

Sin embargo, paralelamente al Canal, está el oleoducto Sumed de 320 km que conecta el Golfo de Suez con el Mediterráneo y que transporta el 80% del petróleo enviado desde el Golfo de Oriente Medio a Europa, y su utilización suele estar muy por debajo de su capacidad. 

Según Nitesh Shah, director de investigación de WisdomTree, puede que no sea tan importante como el Estrecho de Ormuz o el Estrecho de Malaca, pero su bloqueo aún es capaz de hacer una mella significativa en el flujo de petróleo y otros productos energéticos en todo el mundo. Aún así "esta prima de impacto de oferta puede disiparse rápidamente".

Para Norbert Rücker, director de Economía e Investigación de Próxima Generación de Julius Baer, el bloqueo del Canal de Suez domina los titulares, pero el incidente crea un ruido a corto plazo en lugar de un impacto fundamental duradero. De hecho, más allá del nerviosismo actual del mercado, el escenario sigue siendo alcista por el estímulo económico de las vacunas, que deberían provocar un repunte de la demanda de petróleo.

"Hay mucha volatilidad en el precio de esta 'commodity' y no es por este hecho puntual" añaden fuentes del mercado a Invertia, "la evolución de las vacunas influye mucho más, por ejemplo. Es indudable que va a haber escasez de crudo y si dura 2 semanas esta situación, evidentemente tensionará los precios por el lado de la oferta, y habrá que tirar de stock a corto plazo".

"Sin embargo, como no es un problema estructural, no tendrá ningun impacto en el cómputo anual".

Impacto en el comercio

Inaugurado en 1869, el Canal de Suez es una de las principales arterias económicas del mundo. Por ella pasa más del 12% del comercio mundial, casi 19.000 buques al año que transportan alrededor de 1.200 millones de toneladas de mercancías, porque los navíos se ahorran casi 9.000 kilómetros por trayecto. Reducen la distancia en un 43%, según datos del Consejo Mundial de Transporte Marítimo (WSC, por sus siglas en inglés), que si tuvieran que ir por África. 

La naviera Lloyd's List calcula que el valor diario de los contenedores que transitan por el canal es de más de 8.000 millones de euros, de los cuales unos 4.200 millones se dirigen al oeste y otros 3.800 millones al este.

La compañía también estima que las mercancías en contenedores representan en torno al 26% del tráfico a través del canal, por lo que ya anticipa que los retrasos tendrán un valor “significativo”. Entre los buques en la cola se encuentran al menos también 10 petroleros que transportan unos 13 millones de barriles de crudo procedentes de Oriente Medio, según la compañía de inteligencia energética Vortexa.