Decenas de personas se concentraron en los alrededores del Parlamento libanés para protestar contra la designación del nuevo primer ministro, coincidiendo con la segunda visita del presidente francés, Emmanuel Macron, en menos de un mes.  

Noticias relacionadas

Los manifestantes han lanzado piedras contra las fuerzas de seguridad apostadas detrás de los muros levantados para fortificar la zona del Parlamento libanés, en el centro de Beirut, según ha informado la Agencia Nacional de Noticias libanesa (ANN). Las fuerzas de seguridad respondieron lanzando gases lacrimógenos.

Los manifestantes, que han convocado este martes el día de la "ira de la nación", izan banderas del Líbano teñidas de negro, en vez del color rojo. El motivo es la designación de Mustafá Adib como nuevo primer ministro, hombre de confianza del ex primer ministro libanés Nayib Mikati y embajador en Berlín desde 2013. El objetivo, cambiar el sistema político que le ha llevado a una de sus peores crisis en la historia.

Precisamente hoy Líbano cumple 100 años desde la proclamación bajo el mandato francés del Estado del Gran Líbano. La de hoy es la segunda visita de Macron en menos de un mes después de la explosión del pasado 4 de agosto, que dejó 190 muertos, más de 6.500 heridos y a unas 300.000 personas sin hogar.

La explosión de 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenados seis años en el puerto de Beirut tumbó el Gobierno de Hasan Diab tan solo seis días después de la tragedia. 

El pasado 17 de octubre, comenzó la revolución en el Líbano para pedir la salida de la clase política dirigente y como consecuencia, el histórico Saad Hariri dimitió. Desde entonces, las manifestaciones en el país se han sucedido y en los últimos meses se han tornado violentas con sucesivos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes.

Organizaciones de Derechos Humanos como Human Rights Watch o Amnistía Internacional han denunciado en repetidas ocasiones el "uso excesivo" de la fuerzas contra los participantes en las marchas.