Berlín

Desde que comenzó la pandemia de Covid-19, tres palabras parecen haber guiado la estrategia del Gobierno alemán: test, test, test. Ahora que ha comenzado la desescalada en el 'semi-confiamiento' que han vivido los alemanes frente al coronavirus, esa estrategia se multiplica. Queda así: test, test, test y más test.

Noticias relacionadas

Esto es al menos lo que indicaba en su edición del miércoles el diario Süddeutsche Zeitung. Según el borrador de una nueva ley en la que trabajan Merkel y compañía que cita dicho periódico y de cuya existencia EL ESPAÑOL también ha tenido constancia, el Gobierno de 'gran coalición' de la canciller alemana quiere lanzar medidas para incrementar significativamente la capacidad del país de hacer pruebas de coronavirus.

“El número de test de coronavirus debe subir hasta 4,5 millones por semana”, se lee en el Süddeutsche Zeitung. Este aumento masivo en la capacidad de realizar las pruebas debería posibilitar, según el citado borrador, “la paulatina vuelta a la vida normal de la economía”.

"Hacer más test es aconsejable"

Un portavoz del Ministerio de Sanidad alemán confirma a EL ESPAÑOL que “el objetivo del proyecto de ley es incrementar el número de test de coronavirus que se realizan”. “Hacer más test que los que se hacen hoy es aconsejable para tener una mejor idea de epidemia, sobre todo, para proteger a la gente que más lo necesita y a quienes se ocupan de ellos”, abundan en dicho ministerio.

Según los datos disponibles del Instituto Robert Koch (RKI), la agencia federal responsable del control y la prevención de enfermedades, en Alemania se habían realizado hasta el pasado martes 2.072.669 pruebas de coronavirus. Esas pruebas son realizadas en una red de 198 laboratorios distribuidos en el país y que, en el último mes, han realizado hasta millón y medio de esas pruebas.

A título comparativo, en España, el número de pruebas realizado no llegaba al millón a fecha de 13 de abril. Hace dos jueves, el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, cifraba en 930.230 pruebas las realizadas en España desde el inicio de la crisis. Desde el Ministerio de Sanidad de España remiten a esos datos cuando EL ESPAÑOL preguntaba sobre un número más actualizado de pruebas de coronavirus realizadas.

La realización masiva de test en Alemania es una de las claves que los expertos apuntan a la hora de explicar por qué en el país de Angela Merkel el Covid-19 no se ha cobrado un número de víctimas comparable al de naciones como Francia, España o Italia. Según datos del viernes del RKI, el número de infectados por el nuevo agente infeccioso es de 150.383. El número de fallecidos, que son ya 5.321, está lejos de los 22.524 muertos que se contaban a finales de esta semana en España, los casi 21.856 de Francia o los 25.549 de Italia.

Menos mortalidad que en otros países

Desde un punto de vista científico todavía no se puede valorar por qué la Covid-19 es menos mortal en Alemania que en otros países. Probablemente haya varios motivos. Una explicación posible es que en Alemania se empezaron a realizar test temprano y de forma extensa”, explica a EL ESPAÑOL Björn Jensen, médico especialista en infectología de la Clínica Universitaria de Düsseldorf.

“Sin embargo, debido al gran número de test que se ha llevado a cabo se puede asumir sobre los datos de los infectados por el SARS-CoV-2 [el virus de la Covid-19, ndlr.] en Alemania que éstos incluyen más asintomáticos y enfermos leves, mientras que otros países presentan una proporción mayor de pacientes que dan positivo con síntomas más pronunciados”, abunda Jensen.

Para él, la prontitud a la hora de realizar las pruebas es una de las claves para luchar contra la nueva enfermedad. “Una vigilancia médica a tiempo y en caso necesario someter a una terapia es importante, incluso cuando los tratamientos aún están en pruebas”, según el especialista en infectología de la Clínica Universitaria de Düsseldorf.

Después de que esta semana Alemania diera los primeros pasos en la desescalada del 'semi-confiamiento' que se ha vivido desde el pasado 22 de marzo, los test parecen haberse hecho todavía más importantes. “En general, los test son importantes para realizar un mapa fiable de la Covid-19. Especialmente en el contexto de un relajamiento de las medidas de distanciamiento social, los test son importantes para seguir observando de cerca cómo se desarrolla la epidemia”, señalan en este sentido a EL ESPAÑOL desde el RKI.

Varias personas hacen cola en Berlín. Efe

Alemania, 323.449 test en una semana

En Alemania se realizaron 323.449 test de coronavirus según los datos de los últimos siete días disponibles en el RKI. Llevar a 4,5 millones el número actual de pruebas semanales costará entre 1.000 y 1.500 millones de euros añadidos a los que ya se invierte, según las informaciones del Süddeutsche Zeitung.

En sus páginas se leía a cuenta de las nuevas disposiciones que preparan Merkel y compañía que los veterinarios también podrán sumarse al esfuerzo nacional en la realización de las pruebas.

La realización de pruebas en masa también parece haberse convertido en una prioridad en Francia. Allí, los responsables científicos que asesoran al Ejecutivo galo hablan de incrementar la capacidad de hacer test hasta llevarla a 500.000 pruebas por semana de aquí al próximo 11 de mayo, cuando está previsto se implementen las primeras medidas de desconfiamiento de la población.

En España, según datos del Ministerio de Sanidad, el incremento del número de pruebas para detectar la infección del coronavirus también es un hecho. Si a principios de mes desde el ministerio que dirige Salvador Illa afirmaban que se hacían entre 12.000 y 20.000 pruebas diarias, el número de test oscilaba a día 13 de abril entre 40.000 y 47.000, de acuerdo con los números que manejan en Sanidad.

Huir del exceso de confianza

Por elevados que puedan parecer esos números, los relativos a los que se hacen en Alemania o los que el país de Angela Merkel quiere alcanzar próximamente, la canciller no quiere pecar de exceso de confianza ante la Covid-19. La propia jefa del gobierno germano confesaba el jueves en su intervención en el Bundestag que está “preocupada” en vista de los primeros pasos de la desescalada de medidas contra el distanciamiento social.

Sin contar con la capacidad de test masiva a la que aspira el país según el proyecto de ley del que se discute ahora, salir ahora del 'semi-confiamiento' que ha vivido Alemania “puede parecer actuar rápido, incluso demasiado rápido”, alertaba la canciller en el Bundestag. Por eso instaba una vez más a una autodisciplina de la población que, hasta el momento, parece haber funcionado frente al coronavirus.

“Tenemos que mostrar una máxima resistencia y disciplina. Sólo así seremos capaces de relanzar nuestra vida económica, social y pública lo más rápido y de forma más sostenible posible”, dijo Merkel.

Información sobre el coronavirus: