El Partido Liberal Demócrata ha puesto toda la carne en el asador durante la campaña de las elecciones generales que se celebrarán el 12 de diciembre. La nueva líder del partido, Jo Swinson, aspira a superar a los dos principales candidatos, Boris Johnson y Jeremy Corbin, y frenar el brexit definitivamente. 

Noticias relacionadas

Los Lib Dems han perdido peso en los últimos años después de la gran debacle de 2015 cuando, después de una legislatura formando parte del gobierno de coalición con David Cameron (Partido Conservador) en los que se aplicaron fuertes medidas de austeridad, bajaron de 57 a 8 escaños, pasando a ser la cuarta fuerza. Dos años después, en las elecciones de 2017 recuperaron parte del terreno perdido, pero seguían por detrás del Partido Nacionalista Escocés y lejos de cifras anteriores. 

A pesar de todo, en esta campaña están aplicando el mantra de "creerlo hasta que ocurra". En este sentido, Jo Swinson declaró al inicio de campaña: "En otros tiempos los liberal demócratas aspiraríamos a duplicar nuestro número de escaños, pero el país nos exige que seamos más ambiciosos y debemos estar a la altura. Nunca imaginé que me presentaría hoy aquí para anunciar que aspiro a ser primera ministra del Reino Unido. Pero cuando observo a Boris Johnson y a Jeremy Corbyn, estoy absolutamente segura de que puedo hacerlo mejor que ellos".

Swinson ha entrado en la carrera electoral más segura que nunca, después de haber conseguido en julio el liderazgo de su partido con una mayoría del 63% y haberse convertido en la primera mujer en ocupar este cargo en el partido y también la más joven con 39 años. Estudió Administración en la London School of Economics, donde se graduó como la primera de su clase, y lleva una larga trayectoria dentro del partido desde que se afilió a los 17 años. 

Salida y regreso al Parlamento

En 2005 entró en la Cámara de los Comunes como diputada por el distrito de East Dunbartonshire (Escocia), cargo que mantuvo tras las elecciones de 2010. Ese año fue nombrada Secretaria Privada Parlamentaria del entonces Secretario de Negocios, Vince Cable. En 2012, durante el gobierno de coalición del Partido Conservador y los liberal demócratas, fue designada Subsecretaria de Estado para Relaciones Laborales y Asuntos del Consumidor. 

Durante esta etapa, Swinson promovió que las empresas adoptasen cuotas de género, y fue en gran parte responsable de dos proyectos legislativos: el permiso parental compartido, que ella misma reconoce como su gran logro, y el derecho a solicitar un trabajo flexible. Ese mismo año también pasó a formar parte del Ministerio de Mujeres e Igualdad, donde primero fue Secretaria Parlamentaria y más tarde 'ministra junior'. 

Sin embargo, su carrera sufrió un duro golpe después de perder su asiento en el Parlamento, igual que le ocurrió a su marido, Duncan Hames, en las elecciones de 2015. Durante ese parón político escribió el libro El mismo poder, una especie de manual que establece pequeños pasos que la sociedad debe tomar para lograr la igualdad de género.

En 2017 se adelantaron los comicios tras el referéndum del brexit y la posterior dimisión de David Cameron, y Swinson recuperó su escaño. Sus compañeros la describen como una persona "organizada, concienzuda, efectiva y con mucha atención al detalle", según recoge el diario británico The Telegraph.

'Veto' a Corbyn

Entre las propuestas y compromisos de Jo Swinson están que se deje de hacer uso del reconocimiento facial por parte de la Policía -"a menos y hasta" que pueda usarse sin infringir la privacidad de las personas-; reducir las agresiones con arma blanca, mejorar la Sanidad y la Educación; y que se comience a evaluar el “bienestar” de la población y no solo se use como medida el PIB o factores económicos. Pero sin lugar a dudas su mayor objetivo es frenar el brexit y, sobre todo, el brexit sin acuerdo.

Desde su nombramiento como cabeza de lista de los liberales, varios políticos tanto conservadores como laboristas han pasado a su partido. No obstante, por el momento  las encuestas les sitúan como la tercera fuerza con una intención de voto de entre el 12 y el 15%. Reino Unido tiene un sistema electoral parecido al de España, por lo que estos porcentajes no se traducirían automáticamente en entre 80 y 90 escaños. Según el portal YouGob, lograrían solo 13 asientos, seis menos de los que tiene actualmente. 

Los liberales no dan mucha importancia a los sondeos, pero es bastante probable que tras las elecciones deban tomar la decisión de si apoyar o no a Corbyn en un hipotético gobierno laborista. Swinson se ha cerrado en banda a esa posibilidad ya que, entre otras razones, está en contra de hacer un segundo referéndum del brexit como propone Corbyn, aunque ambos están focalizados en impedir una salida dura de la UE. Además, ha asegurado en varias ocasiones que "no es apto para el trabajo de primer ministro". 

Por el momento, según escribe The Guardian, ni siquiera ha manifestado su disposición a entablar conversaciones con el líder laborista. Pero este se trataría de un 'veto' concreto hacia Corbyn, ya que ha declarado que sí podría apoyar un gobierno del conservador, Ken Clarke, o la laborista, Harriet Harman -ninguno de ellos son candidatos a primer ministro-. Ahora, lo que se preguntan los analistas británicos es qué hará Jo Swinson en caso de que la única manera de parar la salida de Reino Unido de la UE sea apoyar a Jeremy Corbyn.