El Vaticano ha retirado la inmunidad diplomática al nuncio apostólico en Francia, Luigi Ventura, investigado por presuntas agresiones sexuales, según confirmó este lunes el Ministerio francés de Exteriores.

Noticias relacionadas

La Fiscalía francesa solicitó el pasado marzo que se le retirase la inmunidad diplomática y su petición se tramitó a través del Ministerio de Justicia y el de Exteriores, que fue quien hizo la comunicación final a la Santa Sede.

"El Ministerio de Europa y de Asuntos Europeos, que había transmitido a la Santa Sede la petición (...), ha recibido la confirmación de su renuncia a la inmunidad debido al procedimiento al que se enfrenta", indicó un portavoz de Exteriores en un comunicado.

El Vaticano confirmó este lunes que la decisión fue transmitida a las autoridades francesas la semana pasada.

"Se trata de una medida extraordinaria que confirma la voluntad expresada por el propio nuncio desde el principio del caso de colaborar plenamente y de forma voluntaria con las autoridades judiciales francesas competentes", dijo un portavoz de la Santa Sede.

En un acto oficial

La polémica estalló el pasado febrero, cuando se reveló que la Fiscalía de París había abierto una investigación contra el nuncio tras recibir cuatro denuncias, tres de las cuales lo acusaban de agresión sexual.

La primera de ellas es la de un hombre de 30 años, un funcionario del Ayuntamiento de París al que Ventura, según relató, le habría "manoseado las nalgas de manera insistente" durante una ceremonia en el consistorio, en concreto una recepción de la alcaldesa, Anne Hidalgo. Desde entonces, se ha sabido de la existencia en total de seis denuncias dentro de Francia.

Poco después, otros dos hombres denunciaron hechos idénticos que se habrían producido en 2018. Un cuarto hombre presentó una denuncia contra Ventura un tiempo después.

Doctor en Letras Modernas y licenciado en Derecho Canónico, Ventura, de 74 años, entró en el servicio diplomático vaticano en 1978 y fue nuncio apostólico en Costa de Marfil, Burkina Faso o Níger, antes de ser enviado en 1999 a Chile, puesto que ocupó dos años, antes de partir a Canadá.

En 2009 fue enviado por el papa Benedicto XVI a París en sustitución de Fortunato Baldelli.