maui

maui The Guardian

Mundo

Pesadilla en Hawai: aparece una mujer tras pasar dos semanas con una pierna rota en el bosque

La mujer, Amanda Eller, sobrevivió durante más de dos semanas comiendo polillas y con una pierna rota.

Una mujer fue encontrada viva el pasado viernes en un bosque en Maui (Hawai) que desapareció durante dos semanas al caer por un barranco mientras hacía una excursión. La mujer ha dicho ahora queha "peleado" para no rendirse

La mujer, Amanda Eller, de 35 años, le cuenta a The New York Times que en ese momento se dijo a sí misma que "la única opción que tenía era la vida o la muerte". "Escuché esta voz que decía: si quieres vivir, continúa".

La mujer, que es terapeuta e instructora de yoga, natural de la ciudad hawaiana de Haiku, desapareció el pasado 8 de mayo. Su coche, un Toyota blanco, fue encontrado en el parking de la Reserva Forestal de Makawao, junto a su teléfono móvil y su cartera dentro del coche. En ese momento, mientras cientos de de voluntarios la buscaban, sus padres ofrecían una recompensa de 10.000 dólares a quien encontrase a su hija.

"Quería ir hacia el coche, pero mi instinto me guiaba por otro lado"

Eller le dijo a The New York Times que, cuando llegó a la reserva, pretendía dar un pequeño paseo, se salió del camino a descansar y, cuando terminó, dio la vuelta. "Quería volver por donde había venido". Pero en vez de ir dirección al coche, fue justo para el lado opuesto. "Mi instinto me guiaba por otro lado, y tengo un instinto muy fuerte".

Al final, Eller terminó adentrándose en el bosque. En ese momento, se cayó por un barranco, rompiéndose una pierna y sufriendo abrasiones en los codos y quemaduras  por el sol. Finalmente, tras 17 días, por fin vio la luz: apareció un helicóptero para salvarla.

"Miré hacia arriba y estaba justo encima mía, y pensé: oh Dios mío". En ese momento, cuenta Eller, comenzó a gritar. Fueron los bomberos de Maui los que llevaron a la mujer al hospital. Su madre contó que sobrevivió cerca de una fuente natural de agua y comiendo frambuesas, guayabas e incluso un par de polillas. Eller intentó cazar varios cangrejos de río, pero no lo consiguió.

"Ha perdido un poco de peso, como te puedes imaginar, estando desaparecida durante ese periodo de tiempo", dijo su madre. "Pero fue capaz de sobrevivir. Tenía las habilidades necesarias e hizo lo correcto para ganar tiempo hasta que la encontramos".