La periodista Lucía Pineda Ubau, jefa de prensa del canal nicaragüense 100% Noticias, continúa desaparecida después de haber sido capturada en la noche del sábado junto al director del mismo canal, Miguel Mora, su esposa Verónica Chávez y otros trabajadores. Una nueva ofensiva de la dictadura de Ortega contra la prensa. 

Noticias relacionadas

Los dueños del canal, junto con la periodista y al menos cinco trabajadores, fueron capturados anoche por la Policía nicaragüense, durante un allanamiento de las instalaciones, en una zona céntrica de Managua, en medio de una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos y presos en Nicaragua.

La dueña de 100% Noticias ha responsabilizado al presidente Daniel Ortega y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, "porque habían amenazado anteriormente a Miguel". Y ha calificado los hechos de  "vil secuestro y persecución". "Estamos en un país sin leyes, estamos prácticamente autosecuestrados", ha agreado. 

Este domingo se ha conocido que Mora fue llevado ante un juez para enfrentar cargos por "fomentar e incitar al odio y la violencia" y de "provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas", y su esposa Chávez permanece en su vivienda, pero nadie sabe que ocurrió con los otros detenidos, ya que la Policía no ha brindado información.

Chávez ha relatado que el operativo policial para capturarlos fue "espantoso". "No nos dijeron nada, no llegaron diciendo que era una orden. llegaron a lo que llegaron, a capturarnos, parecían una manada de delincuentes, ni para la captura del Chapo (Joaquín Guzmán) miré tanto despliegue", ha explicado Chávez, quien ha afirmado que unas 20 patrullas policiales participaron en el operativo.

Sobre el paradero de Pinera, Verónica Chávez ha afirmado desconocer donde se encuentra. "No sé el paradero de Lucía, fuimos llevados juntos a la cárcel de El Chipote, pero una vez que nos bajamos de ahí, nos llevaron a puntos diferentes, no supe más de ella", ha dicho. 

El mandatario nicaraguense ha castigado reiteradamente a los medios de comunicación que han publicado informaciones críticas con su Gobierno. El ataque al canal es el segundo que se da a un comunicación tras la ocupación de la redacción del diario Confidencial a comienzos de mes. 

La actitud represiva contra la libertad de prensa sigue la estela de lo ocurrido también en otros países de latinoamérica, como ocurrió hace unas semanas en Venezuela con el cierre del diario El Nacional. La Sociedad Interamericana de Prensa condenó este hecho y consideró que es fruto de la "regresión de la libertad de prensa" en Venezuela, consecuencia de un régimen que "sigue destruyendo los derechos de sus ciudadanos, el país y la democracia".