El vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, informó a última hora del miércoles que el helicóptero usado el martes para atacar el Supremo fue localizado por las autoridades en una localidad del estado Vargas, cercano a la capital de Caracas, e indicó que hasta el momento no hay detenidos por estos hechos.

Noticias relacionadas

"A pesar de las condiciones climáticas adversas nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) ha localizado el helicóptero que fue empleado el día de ayer en dos ataques terroristas a instituciones del Estado venezolano", dijo El Aissami en contacto telefónico con el canal estatal VTV.

Según el Gobierno, un agente de la policía científica venezolana (CICPC), llamado Oscar Pérez, hurtó ayer un helicóptero con el que sobrevoló las sedes del Ministerio de Interior y del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en Caracas, donde lanzó cuatro granadas y realizó disparos.

El Aissami explicó que la aeronave fue hallada en la población de Osma, una zona norte costera del litoral central venezolano, y "está en este momento siendo inspeccionada" para su posterior traslado hasta Caracas donde se "harán experimentos".

Sin detenidos por el momento

Asimismo, dijo que hasta el momento no hay ninguna persona detenida por lo que han desplegado cuerpos de seguridad del Estado en la zona, y solicitó "el acompañamiento del pueblo" en las investigaciones.

A juicio del vicepresidente este hallazgo muestra "la capacidad de reacción inmediata que tiene el pueblo de Venezuela" ante los ataques cometidos por un "agente traidor".

"Vamos a seguir ahora mismo desplegando fuerzas especiales en toda la zona para determinar qué otros movimientos pudo haber hecho y las posibles complicidades", agregó.

El ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, dijo que su país ha emitido una orden de captura internacional roja contra el agente Pérez.

Según Reverol, los ataques de ayer tienen como objeto "elevar la escalada golpista y su ofensiva insurreccional y la espiral de violencia" que, sostiene, ha convocado la oposición venezolana, a quien además acusó de mantener un "silencio cómplice" ante estos hechos.