Netflix lo ha vuelto a hacer. Esta vez con Los Bridgerton, la serie de Shonda Rhimes que ha conseguido enganchar a todo el mundo a sus pequeñas pantallas. La nueva producción de la plataforma narra la historia de los hijos de la poderosa familia Bridgerton en el competitivo mercado matrimonial del Londres del período Regencia -que comprende los años 1811 y 1820-.

Noticias relacionadas

Esta adaptación de los libros de Julia Quinn, novelista romántica estadounidense, también hace sus respectivos guiños a episodios reales del pasado. 

Entre otros, la figura de Lady Whistledown es una de las que más juego da a lo largo de los ocho capítulos de la serie. ¿Quién se encuentra detrás de los artículos y de los cotilleos de la clase alta? Esta misteriosa y atractiva figura remite a un personaje histórico del siglo XVIII, concretamente a la columnista inglesa Señora Crackenthorpe.

La desconocida mujer firmaba, al igual que sucede en la serie de Netflix, bajo un pseudónimo todos los chismorreos sobre la corte y las élites aristocráticas. Cada vez que Crackenthorpe publicaba una nueva columna en la revista de cotilleos Female Tatler, tanto las clases altas -protagonistas de su pieza- como las más humildes -testigos- acudían a devorar cada palabra del texto difundido.

BRIDGERTON_106_Unit_00308R Netflix

"Fue una columnista a la que se la catalogaba como una dama que lo sabía todo", ha explicado la historiadora Catherine Curzon, autora del libro Las hijas de Jorge III: Hermanas y princesas, a la revista Town&Country. "Crackenthorpe fue una autora anónima, que publicó entre 1709 y 1710 en Female Tatler, una publicación que se ha convertido en una joya de la sátira, cuyo público objetivo era el femenino", añade.

Y es que este tipo de piezas que trataban curiosidades, anécdotas o cotilleos sobre las altas esferas fueron realmente populares durante el siglo XIX, especialmente en esta época de la Regencia, un periodo de transición entre las épocas georgiana y victoriana.

Su verdadera identidad

Que su público fuera mayoritariamente mujeres no significa que la revista solo estuviera dirigida a ellas. Female Tatler había surgido como respuesta a la revista Tatler, fundada por el irlandés Richard Steele. De esta forma, la nueva publicación destacaba por su contenido satírico, irónico e ingenioso.

Durante años se ha intentando descubrir la verdadera identidad de la Señora Crackenthorpe. En los noventa se especuló con que la columnista podría haber sido Delarivier Manley. Escritora, dramaturga y conocida como una de las primeras periodistas políticas, es autora de la novela New Atalantis, donde criticó con su particular estilo a los políticos Whig, pertenecientes al Partido Liberal.

Aquel libro, escrito en 1709, le supuso un arresto por difamación, aunque ella alegara en todo momento que su novela fuera ficción. Por este revés, Manley habría podido utilizar el pseudónimo de Señora Crackenthorpe para ahorrarse cualquier inconveniente.

No obstante, a día de hoy, dicha teoría ha quedado obsoleta. Su pseudónimo acabó siendo sustituido por la firma Society of Ladies y no se supo más acerca de ella. No se conoce la verdadera identidad de Crackenthorpe pero su figura ha servido para infliur en obras contemporáneas como Los Bridgerton, donde si se refleja la identidad real de Lady Whistledown.

"En este momento histórico, creo que la prensa cubría cualquier historia que pudiera generar polémica y aumentar en número sus lectores. También estoy segura de que hubo rumores y cotilleos sobre las muchachas casaderas, las debutantes. Los rotativos se enfocaron en aristócratas y socialités con mucho dinero", ha apuntado al mismo medio Geri Walton, especializada en historia de los siglos XVIII y XIX.