Jamila Al-Shanti, de 64 años, se ha convertido en la primera mujer en ser miembro del buró u oficina política del grupo palestino Hamás en sus más de 30 años de historia. Formado por 15 personas, el buró es el máximo órgano de decisiones de Hamás.  

Noticias relacionadas

Según informaciones de The Jerusalem Post, Al-Shanti tiene una licenciatura en Inglés por la Universidad Ain Shams de Egipto, y un máster y un doctorado en Pedagogía por la Universidad Islámica de Gaza. Fue miembro de la extinta legislatura palestina y es la viuda del exlíder de Hamás, Abd al-Aziz al-Rantisi, que fue asesinado por Israel durante la Segunda Intifada.

En 2006 se convirtió en un blanco para Israel después de liderar una exitosa marcha de mujeres para romper el asedio israelí impuesto sobre un grupo de activistas palestinos en la mezquita Umm Al-Nasr en la ciudad de Beit Hanoun, en el norte de Gaza.

"Desde el principio, he estado trabajando en el movimiento de Hamás como líder", dijo a The Media Line. "Luego me convertí en miembro del Partido Islámico de Salvación Nacional, formado por Hamás con la llegada de la Autoridad Palestina, y en las elecciones legislativas de 2006, estaba en la lista de Cambio y Reforma -la lista ganadora de afiliados a Hamás-. En ese tiempo además dirigí el Ministerio de Asuntos de la Mujer", recalcó.

Al-Shanti ha destacado públicamente que ha llegado a este puesto por elección y que las mujeres juegan un papel importante en Hamás, pese a que hasta ahora no habían sido nunca cabezas visibles del organismo. 

"Las mujeres participan en los procesos de toma de decisiones políticas de Hamás y se llevan a cabo consultas con mujeres sobre algunos temas militares. Hamás no puede tomar una decisión sobre un tema operativo, político o estratégico a menos que se reúna el Consejo, donde las mujeres participan", ha defendido Al-Shanti.

"En los procesos de votación, consulta y toma de decisiones administrativas, las mujeres afectan el proceso de toma de decisiones. Hay temas que necesitan consultar con nosotras", destacó.

Por su parte, otro alto funcionario de Hamás, Suheil al-Hindi, declaró al medio de comunicación palestino Dunya al-Watan que el nombramiento de Al-Shanti "confirma el respeto del movimiento por las mujeres palestinas, su lucha, heroísmo y sacrificios".

Hamás es el principal grupo rival del partido Al-Fatah del presidente palestino Mahmoud Abbas, y ganó las últimas elecciones parlamentarias palestinas en 2006, y Celebró su proceso de elecciones internas entre febrero y marzo en una votación que se llevó a cabo en secreto en Gaza, Cisjordania y cárceles israelíes.

El proceso concluyó con el nombramiento de Al-Shanti como uno de los más destacados, aunque ya se intuía que podría darse la elección de una mujer, puesto que algunos importantes miembros como Yahya Mousa, habían instado públicamente a que se eligieran más mujeres para puestos de alto rango en la organización, según informó Times of Israel.

Así, diferentes analistas apuntan a que este movimiento forma parte de la estrategia de Hamás para ganar reconocimiento internacional, ya que aún es considerado como un grupo terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea. 

En este sentido, el domingo la oficina de medios del Movimiento de Mujeres en Hamás emitió un comunicado celebrando la elección de Alshanti y asegurando que “corona el pensamiento civilizado del movimiento”.