La religiosa española Alicia Vacas Moro ha sido galardonada este lunes junto a otras trece mujeres con el Premio Internacional a las Mujeres Coraje (International Women of Courage, IWOC) concedido por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Noticias relacionadas

La entrega, que ha tenido que realizarse por vía telemática por la pandemia, ha estado encabezada por la primera dama, Jill Biden, y el secretario de Estado, Antony Blinken. El Premio IWOC reconoce a mujeres de todo el mundo que han demostrado coraje y liderazgo excepcionales en la defensa de la paz, la justicia, los Derechos Humanos, la igualdad de género y el empoderamiento femenino, muchas veces asumiendo un enorme riesgo y sacrificio personal.

Entre las catorce de este año está la hermana Alicia Vacas, enfermera matriculada que gestionó una clínica de salud en Egipto durante 8 años y ayudó a 150 pacientes de bajos ingresos a tratar sus afecciones, tras lo cual se trasladó a Betania para ayudar a una comunidad beduina empobrecida, en particular mujeres y niños.

Además, según explica el Departamento de Estado, organizó programas de capacitación orientados a mujeres para ofrecerles oportunidades económicas que hasta el momento no estaban disponibles, y creó guarderías en campamentos beduinos que brindaron una base educativa a niños y niñas.

La religiosa española también ha ayudado a personas refugiadas y solicitantes de asilo traumatizadas, una labor que sigue llevando a cabo a mayor escala en su función actual en Israel como coordinadora regional de las Hermanas Combonianas en Oriente Próximo, dirigiendo a 40 monjas.

Por otra parte, cuando la pandemia de Covid-19 asoló al norte de Italia, se trasladó a ese país para asistir y tratar a otras monjas, sin que la disuadiera el riesgo inmenso para su propia salud, ha precisado el Departamento de Estado.

"Hay muchas mujeres coraje"

En un encuentro telemático convocado por la Unión Internacional de las Superioras Generales (UISG), la hermana Alicia, emocionada, ha mostrado su agradecimiento por el galardón pero ha apuntado que “mi vida no es diferente a la de mis hermanas combonianas y a las de tantas otras mujeres”. Las consagradas, ha destacado, “estamos llamadas a defender la vida” y a estar “siempre en las fronteras”, donde la vida está más “amenazada, suprimida y marginada”. 

"He conocido a muchas mujeres de coraje entre las refugiadas y las beduinas y, ¿cómo puedo recibir yo este premio? Hay un dicho africano que dice: ‘Yo soy porque nosotros somos’. Así que yo estoy aquí para honrar a todas aquellas mujeres coraje que dan vida y esperanza al mundo con humildad y honestidad”, ha afirmado la religiosa española.

“Querría hacer de puente y pasarle este premio a todas mis hermanas combonianas, a todas las religiosas y a todas las mujeres valientes y determinadas que nos hemos encontrado en nuestras vidas”.

Durante su intervención en la celebración del Premio IWOC, Blinken ha agradecido a las premiadas que con su labor hacen el mundo "más justo, estable, pacífico y libre" y ha defendido que la entrega de este galardón es la "mejor manera" de celebrar el Día de la Mujer.

Por su parte, la primera dama ha expresado el compromiso del presidente, Joe Biden, con los derechos de las mujeres y ha resaltado la labor de las galardonadas, a las que ha tildado de "héroes" que han dedicado sus vidas a una causa o están empezando ahora una lucha que muchas de ellas no eligieron.

Resto de premiadas

Entre el resto de premiadas están la opositora bielorrusa Maria Kaleshnikava, quien se encuentra actualmente encarcelada y cuya liberación, la colombiana Mayerlis Angarita, defensora de la paz y los Derechos Humanos en su país, la juez guatemalteca Erika Lorena Aifan, encargada de algunos casos destacados en el país y que se ha mantenido en todo momento independiente de las presiones políticas, y Ana Rosario Contreras, presidenta de la Asociación de Enfermeras de Caracas.

También han sido premiadas Phyoe Phyoe Aung, de Birmania; Maximilienne C. Ngo Mbe, de Camerún; Wang Yu, una defensora de Derechos Humanos china que se encuentra encarcelada; Julienne Lusenge, de República Democrática del Congo; Shohreh Bayat, una árbitro de ajedrez de Irán que tuvo que refugiarse tras ser fotografiada sin hiyab en 2020; Muskan Khatun, de Nepal; Zahra Mohamed Ahmad, de Somalia; Ranitha Gnanarajah, de Sri Lanka; y Canan Gullu, de Turquía.

Junto a todas ellas, el Departamento de Estado ha concedido el IWOC honorífico a siete mujeres afganas que fueron asesinadas en 2020 mientras servían a sus comunidades y cuyas muertes ponen de manifiesto "los crecientes ataques contra mujeres" en este país.

El Premio IWOC se encuentra en su decimoquinta edición y desde su creación en 2007, ha habido más de 155 galardonadas.