RTVE no quiere parecerse a otras cadenas públicas, como la RAI italiana, en la que se enseña en un programa cómo hacer la compra de manera sexy. Ni tampoco a ninguna de las otras españolas en las que azafatas vestidas con ropa mini y sexy tienen como única función pasearse delante de un panel o traer un regalo a un concursante en horario familiar donde niños y niñas pueden ver cómo se perpetúan los roles que han marcado durante siglos la desigualdad: mujeres florero.

Noticias relacionadas

Por eso, la televisión pública, a través de su Observatorio de Igualdad, aprobó el pasado miércoles la primera Guía de Igualdad de una entidad televisiva en España para conseguir que, al menos en sus espacios, se dé "visibilidad al papel de la mujer en los diferentes ámbitos".

En esta guía, que actualiza el Manual de Estilo que la Corporación aprobó en 2010, se plantean nuevas exigencias adaptadas a la realidad social del momento actual, incluyendo un apartado especial sobre la violencia contra las mujeres.

Entre ellas, en el punto 18, se establece claramente realizar un tratamiento igualitario de la imagen de las mujeres y las niñas, para lo que se propone "evitar la cosificación del cuerpo femenino, la fragmentación de los cuerpos de las mujeres en las imágenes o movimientos de cámara que contribuyan a dicha cosificación". E incluso recomienda "no priorizar los atributos físicos de las mujeres sobre los intelectuales".

De esta forma, no tendrían cabida en RTVE papeles como el de determinadas azafatas de concursos cuya única misión es traer un regalo, darle vueltas a unas letras que con las nuevas tecnologías podrían volverse solas (como en el programa de Antena 3 'La ruleta de la suerte') o traer un simple sobre con información extra.

Lo peor en este caso no es sólo la posición silente y florero de la mujer sino que suelen ser delgadísimas y aparecer con ropa sexy, fomentando un canon de belleza casi imposible para el resto. Ante esta cosificación RTVE lo tiene claro: "No se fomentará un modelo de belleza femenino basado en la juventud, delgadez o perfección corporal, de acuerdo a cánones poco reales, y que puedan proponer comportamientos lesivos para la salud de las mujeres o asociarse a su éxito personal y social".

E incluso llevarán esa norma a los directos: "En los rodajes en lugares públicos y de ocio como playas, piscinas, discotecas o eventos deportivos, se procurará retratar a todo tipo de mujeres, de acuerdo con el apartado anterior, y no sólo las que tengan un físico correspondiente a un canon determinado de belleza".

En este mismo punto, la guía establece que "se evitará el montaje de imágenes que supongan que los varones son los sujetos de la mirada y las mujeres el objeto de la misma" y "las diferencias en el tratamiento de las imágenes de mujeres y varones en la composición de los planos y los encuadres".

En realidad de lo que se trata es de "no crear estereotipos y roles familias y sociales" y se pide "incluir imágenes de mujeres en los ámbitos tradicionalmente masculinizados y hombres en los tradicionalmente feminizados para contribuir al avance de la cultura de igualdad".

Dibujos y deporte

Con la aprobación de esta guía, RTVE se compromete a emitir deportes femeninos, eventos culturales protagonizados por mujeres, de igual forma que lleva haciendo con los hombres desde su origen. De esta forma, complementa el esfuerzo que hacen otros organismos para promocionar el deporte femenino y popularizarlo. 

Concretamente, en su apartado 13 asegura que promoverá "la cobertura y la emisión de los eventos culturales y deportivos de mujeres en igualdad de condiciones que los masculinos y celebrar públicamente los logros femeninos. Dar visibilidad y promover modelos positivos de mujeres y hombres, niñas y niños que participen en deportes donde suele existir infrarepresentación".

También quiere intervenir en la parte más sensible de la parrilla para cambiar los roles que desarrollar niños y niñas: en los programas infantiles. La guía establece en el punto 15 que prestará "especial atención en los contenidos infantiles y juveniles y especialmente en los canales temáticos (Clan, Playz), para que las niñas tengan modelos positivos como referente y promover modelos igualitarios para menores y jóvenes".

Violencia de género

La violencia de género tiene un apartado especial en el que se informa de cómo se debería tratar. Lo primero es que las mujeres no mueren sino que son asesinadas y lo segundo es que no es un suceso sino "una lacra social".

Por eso pide "evitarse las imágenes y detalles escabrosos morbosos", que "dan pie al 'espectáculo', pero no ni añaden información ni inducen al rechazo de la violencia contra las mujeres".

También que se haga "seguimiento del caso" porque "el maltrato y el asesinato han de tener consecuencias": "Tenemos que informar sobre la actuación de la justicia, si hubo condena y cuál fue la condena".

Pide no utilizar el llamado "Síndrome de Alienación Parental (SAP), considerado por la Organización de Naciones Unidas como no científico y tan solo ideológico" y "buscar enfoques y tratamientos novedosos, evitar expresiones como “¡'un caso más', 'un nuevo caso de'" y remarcar los elementos que podrían haberlo evitado" para evitar la "narcotización de la audiencia".

Paridad

La corporación se compromete igualmente en todas sus tertulias y paneles de expertos a "fomentar la presencia paritaria de mujeres y hombres en las informaciones, análisis y debates", evitando así lo que se viene denunciando en muchos foros como el de la Toja.

Hay que "valorar el papel de las mujeres como fuente especialmente en los espacios donde están infrarrepresentadas" y elaborar "una agenda común de expertas para informativos y programas de la CRTVE que esté a disposición de todas las y los profesionales de manera efectiva, accesible a través de la Intranet".

Lenguaje no sexista

A través de esta guía, RTVE se compromete a liderar "la implantación de medidas para la eliminación del sexismo en el lenguaje, tal y como se expone en las distintas Recomendaciones que sobre esta materia se han dictado por el Comité de Ministros del Consejo de Europa, entre ellas la Recomendación nº R (90) 4 sobre la eliminación del sexismo en el lenguaje y la Recomendación CM/Rec (21017) 17 sobre las normas y los mecanismos de igualdad entre hombres y mujeres, sin desconocer que, el Plan de Igualdad de la Corporación RTVE (BOE, 27 de julio de 2012), de obligado cumplimiento, incluye también recomendaciones específicas sobre el uso del lenguaje".

Recuerda que "el lenguaje es un elemento clave de construcción de la realidad y debe ser un elemento al cual se le preste una especial atención en aras a su utilización de una forma no sexista" y advierte de que el español permite usos del lenguaje no discriminatorios para la mujer (añadiendo una serie de recomendaciones concretas).