Aunque el concepto de influencer se relaciona habitualmente con las redes sociales, el empresario y conferenciante Xavier Santigosa deja claro en su libro El influencer que llevamos dentro, que es algo que trasciende hasta el mundo offline.

Noticias relacionadas

Como ya explicó a MagasIn, ser líder u ostentar una jefatura no implica obligatoriamente ser un influencer. Ser un influencer fuera de las redes, en el día a día, implica encontrar tu valor y saber qué es ese 'algo más' que puedes aportar, tanto en el entorno profesional como en el personal. Por ejemplo, puedes ser la persona que más sepa de música en tu grupo de amigos o la persona a la que acuden compañeros de trabajo para consultas sobre el programa de ordenador que se emplea en la oficina. 

En el libro, Santigosa entrevista a varios influencers online y offline y explica los cuatro niveles de influencia que todos podemos ejercer en algún momento de nuestra vida y en diferentes contextos: el instrumental, racional, experiencial y esencial. Por esa razón, le pedimos que nos explicase qué tipo de influencia ejercen seis mujeres de muy distinto perfil que sobresalen en diferentes ámbitos. 

1. Greta Thunberg: emoción

La activista sueca de 17 años sorprendió al mundo entero con sus huelgas escolares por el clima y logró la movilización de miles de jóvenes en todo el mundo que exigían cambios en las políticas medioambientales. Su discurso en la ONU ante los mayores líderes mundiales fue muy mediático por la pasión con la que reprochó la falta de medidas que eviten el cambio climático. 

Greta Thunberg a bordo del catamarán con el que llegó a Portugal para asistir a la cumbre COP25 celebrada en Madrid en diciembre de 2019. Reuters

"En el caso de Greta Thunberg hay un punto de notoriedad que es su gran juventud. De hecho, en la influencia hay una parte importante que es el sorprender. Si sorprendes te pones en un punto de partida mejor. Su punto de partida es su tremenda juventud, solo por eso su punto de partida es mejor. Al mismo tiempo, por su juventud no tenía la credibilidad que podrían tener otros activistas de mayor edad. Ella, consciente de eso, lo tuvo que suplir con otras cosas".

"Es un ejemplo muy bonito de cómo tienes que superar el freno de la juventud, que al mismo tiempo te da notoriedad, pero te puede quitar credibilidad. En relación con los cuatro niveles de influencia, ella ha sabido trabajar en un nivel de influencia distinto a lo que hacían los científicos. Tú puedes tratar el tema del cambio climático por el lado de la ciencia, los datos… o por el lado de la emoción. Ella claramente al principio apostó por el lado de la emoción, que sería el nivel experiencial de influencia. Esa fue la forma de superar el escollo de su juventud. Su juventud generaba una cierta vinculación con la emoción y ella tuvo la inteligencia de tocar un resorte distinto de influencia".

2. Angela Merkel: de jefa a influencer

La canciller alemana lleva en el cargo desde 2005 y ha sido una de las líderes más determinantes a nivel mundial, sobre todo en la Unión Europea durante la crisis de 2008. No es demasiado mediática ni tiende a las polémicas. 

Angela Merkel en una rueda de prensa tras una reunión con el italiano, Giuseppe Conte. Reuters

"Yo a Angela Merkel la veo más como jefa o como líder que como influencer. Creo que probablemente no le ha hecho falta desarrollar estos mecanismos, digamos, más indirectos, porque los directos ya los tenía. Ya tenía la jerarquía, el mando, la capacidad de decisión… Pienso que con el tiempo ha ido incorporando más cosas en términos de comunicación y empatía para incorporar la influencia, además de la jefatura y el liderazgo que ya tiene por ser quien es, por ejercer su labor como la ejerce, por estar la economía como está y por ser Alemania el país que es". 

Por lo tanto, sabiendo que ha implementado la empatía y la comunicación, se podría decir que Merkel ha fomentado un modo de influencia más racional, que es aquel que busca tener una mentalidad abierta y estar dispuesto a modificar sus puntos iniciales. 

3. Michelle Obama: influencia 'silenciosa'

La abogada saltó a los medios de comunicación como primera dama acompañando al presidente Barack Obama. Aunque las primeras damas siempre tienen un papel secundario, Michelle Obama ha sido una de las más queridas en Estados Unidos y con mayor relevancia institucional. Tanto su estilo como su cercanía e implicación en los temas sociales del país, hicieron de ella un auténtico icono. 

Michelle Obama en la primera cumbre de la Fundación Obama en Chicago en 2017. Reuters

"En contraposición con Angela Merkel, Michelle Obama es una completa influencer a pesar de no tener un cargo de liderazgo. En este caso, más que el nivel de influencia lo que representa es el concepto de 'la influencia como algo desde detrás', como algo silencioso. Siempre estando en el papel de la primera dama, ha ido generando una gran influencia. Es un caso interesante porque es una contraposición con la jefatura y el liderazgo de su marido. Al final el presidente, como máximo mandatario, tiene toda la jefatura y todo el liderazgo y se complementa con ese aspecto más silencioso, indirecto, más del día a día de la primera dama".

"Hay casos de primeras damas que intentan ejercer esta influencia y no lo consiguen como la primera dama actual, Melania Trump, y luego otras que ni lo intentan como Nancy Reagan". 

4. Mireia Belmonte: credibilidad

La nadadora española ha conquistado todas las competiciones internacionales (Juegos Olímpicos, Mundiales y Europeos) y es una de las mayores representantes de la natación y el deporte femenino. 

Mireia Belmonte con la medalla de oro de los 200 mariposa que ganó en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016, donde también logró el otra de bronce.

"Hay que separar lo que es la notoriedad de la influencia. La notoriedad te da un potencial de influencia grande porque tienes a mucha gente dispuesta a escucharte. En este sentido, Mireia Belmonte, además de lo fantástica deportista que es, lo que le dio notoriedad, a medida que ha ganado experiencia ha ido incorporando aspectos de influencia. Por ejemplo, algunos rifirrafes con la Federación o su club. Ha ido incorporando cosas con las que dice: mira, mi personalidad va por este camino y yo no soy simplemente una deportista fantástica, hay algo más".

"Creo que ella ha sabido configurar bien este ‘algo más’ y hacerlo creíble. Esto es importante porque los deportistas parten de la base de que son solo deportistas y ese 'algo más' debe ser creíble".

5. Belén Esteban: lo que esperan de ti

Conocida como 'La princesa del pueblo', Belén Esteban se convirtió en un fenómeno mediático por su relación con el torero Jesús Janeiro Bazán, con el que tuvo una hija. A partir de ahí comenzaron sus apariciones en programas de televisión, principalmente realities, donde siempre ha destacado por su naturalidad. 

Belén Esteban en una imagen de redes sociales.

"Belén Esteban es un ejemplo buenísimo de cómo adaptarte a lo que la audiencia espera de ti. La audiencia espera a alguien que se exprese como tú, que diga las cosas que los demás no se atreven a decir, que las suelte tal como le viene… Ese es el valor, que también es la autenticidad, que creo que luego se ha corrompido bastante pero sigue siendo su esencia.

"El título que le pusieron en este sentido era muy ilustrativo: la princesa del pueblo. Explicaba bien lo que intentaba hacer, porque al final a ella le salía pero creo que también lo trabajaba y estaba muy bien asesorada en el sentido de saber dónde aportaba valor. Sin embargo, luego cuando se pone a opinar sobre otros temas que se alejan de su valor como por ejemplo la política, se desvía y pierde valor porque no es lo que la gente está esperando de ella".

6. Rosalía: 

En muy poco tiempo, Rosalía ha conseguido un gran reconocimiento a nivel mundial gracias a su álbum 'El mal querer' y populares canciones como 'Con altura'. La mezcla del flamenco con sonidos más actuales revolucionó el panorama musical español y generó un gran debate público sobre la apropiación cultural o la evolución en la música

Rosalía en su actuación de los MTV EMA 2018. Reuters

"Con Rosalía lo que sucede es que cuando hay arte por el medio las cosas son puramente emocionales. De los cuatro niveles, el tercero es el nivel experiencial. Es un ejemplo chulo porque si te gusta su música, si conectas con ella por el aspecto musical, luego viene todo lo demás. Si tienes que superar el escollo de que no te gusta su música ya partes de un punto diferente y no te influye tanto porque ella hace música, ese es su valor. Si no conectas por ahí, tienes que hacerlo por otro lado".

"Una persona tiene que escoger por dónde va a influir y no volverse loca pensando que también puede hablar de astronomía u opinar de física cuántica. Es un ejercicio de entender dónde eres bueno y dónde no. La gente que tiene tanta disposición mediática tiene que ir con mucho cuidado en que no se le vaya a plasmar porque se le puede volver en contra".