Ocho años después de ser atacada por un grupo de Talibanes cuando se dirigía al colegio, Malala se ha graduado en la carrera de Filosofía, Políticas y Económicas por la prestigiosa Universidad de Oxford. La adolescente que estuvo a punto de perder la vida y fue amenazada por estudiar, se ha convertido en una de las mayores defensoras de la educación para las niñas en todo el mundo. 

Noticias relacionadas

Nacida en Pakistán, desde muy pequeña se le inculcó la importancia de la educación. Su padre es Ziauddin Yousafzai, poeta y dueño la Escuela Pública de Khushal, donde se enseña a niños y niñas por igual. Ziauddin nunca ocultó sus protestas contra los talibanes, que no permitían el acceso de las niñas a la educación. 

Con tan solo 11 años, Malala comenzó a hablar en público sobre los derechos educativos de las niñas. En 2008 su padre la llevó al club de prensa local de Peshawar, donde la niña declaró, en un discurso que iba a tener cobertura mediática en todo el país: "¿Cómo se atreven los talibanes a quitar mi derecho básico a la educación?"

Malala celebrando la graduación junto a su familia. @malala

Un año más tarde, en 2009, entró en el programa para jóvenes del Institute for War and Peace Reporting's Open Minds Pakistan, primero como aprendiz y más tarde como educadora. Según apunta la página web de la organización el programa fue lanzado en 2008 y "ha proporcionado habilidades de pensamiento crítico y debate y capacitación básica en periodismo a más de 4.000 estudiantes de secundaria en 52 escuelas estatales y madrassas -un tipo de escuela que se da en la cultura árabe- en áreas del país particularmente vulnerables a la ideología extremista".

Bloguera de la BBC con 11 años

En esos años, Malala participó en la página web de la BBC en Urdu. El periodista Aamer Ahmed Khan, que escribía en esa página, creó un blog con el propósito de que los estudiantes contasen de forma anónima la creciente influencia de los talibanes en la zona del distrito Swat, donde residía Malala. 

El corresponsal Peshawar Abdul Hai Kakar ya había intentado contactar con maestros locales de la zona, pero no había ningún estudiante dispuesto a participar, ya que en ese momento los talibanes estaban tomando el valle de Swat y las restricciones y el miedo eran cada vez mayores: se habían cerrado escuelas privadas, prohibido que las niñas acudiesen al colegio 

Finalmente eligieron a Malala para que escribiese sobre su vida durante la irrupción de los talibanes ya que los padres de Aisha, una chica cuatro años mayor y que se había ofrecido voluntaria, le impidieron hacerlo por temor a las represalias de los radicales.

Malala hablando ante la ONU en 2014. Reuters

Utilizando el pseudónimo "Gul Makai", un nombre que hacía referencia a un personaje de un cuento tradicional pastún, Malala comenzó a contar su vida en el blog. El tres de enero de 2009 escribió: "Tuve un sueño terrible anoche en el que había helicópteros del Ejército y talibanes. Tengo esos sueños desde que se lanzó la operación militar en el Swat. Fui a la escuela con miedo. Mientras iba escuché a un hombre decir 'te voy a matar'. Apuré el paso y cuando miré hacia atrás el hombre venía detrás de mí. Pero, para mi gran alivio, estaba hablando por teléfono, así que debía estar amenazando a alguna otra persona".

Unos días más tarde, el 14 de enero, redactó: "Mañana empiezan las vacaciones de invierno. El director anunció las vacaciones, pero no mencionó la fecha en que la escuela volverá a abrir. Es la primera vez que ocurre esto, en el pasado la fecha de reapertura fue anunciada siempre con claridad. (…) Mi conjetura es que el Talibán va a prohibir la educación de las niñas desde el 15 de enero. (…) Como hoy era el último día de nuestra escuela, hemos decidido jugar en el patio un poco más".

Atacada cuando volvía de la escuela

Tal y como pensaba Malala, desde el 15 de enero de 2009 se prohibió que las niñas asistieran al colegio. Ella continuó con su educación a pesar de que se arriesgaba a morir, ya que desde hacía tiempo los talibanes ponían bombas en las escuelas para niñas. 

Así, el 9 de octubre 2012, varios hombres del TTP, un grupo terrorista vinculado a los talibanes, abordaron el autobús escolar en el que se encontraba Malala y la dispararon en repetidas ocasiones. Una de las balas le impactó en el lado izquierdo de la cabeza y otra en el cuello. Además, otras dos estudiantes que se encontraban en el autobús también fueron heridas. 

Malala durante la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz en 2014. Efe

Malala, que en ese momento tenía 15 años, tuvo que ser trasladada a un hospital militar e intervenida quirúrgicamente. Como sobrevivió, fue amenazada por el portavoz del TTP, que afirmó que la atacarían de nuevo. Este hecho provocó una gran indignación en el país y alrededor del mundo, y cientos de personas salieron a la calle a protestar. En 2015, diez hombres fueron condenados en Pakistán a 25 años de prisión por el ataque.

Llegada a Reino Unido y el Nobel de la Paz

Debido a sus heridas, Malala tuvo que ser trasladada al Hospital Queen Elizabeth de Birmingham, donde permaneció ingresada tres meses. Tuvo que someterse a una cirugía reconstructiva y rehabilitación. Al salir del hospital se quedó en Reino Unido y volvió a clase. 

En 2013 Malala y su padre fundaron Malala Fund para "defender el derecho de todas las niñas a 12 años de educación gratuita, segura y de calidad". En 2014 se convirtió en la persona más joven en ganar el Premio Nobel de la Paz con solo 17 años. 

"Este premio no es sólo para mí. Es para esos niños olvidados que quieren educación. Es para esos niños asustados que quieren paz. Es para esos niños sin voz que quieren cambio. Estoy aquí para defender sus derechos, para hacer oír su voz… no es tiempo de compadecerles. Es tiempo de actuar para que esta sea la última vez que veamos a un niño privado de educación", declaró en su discurso de aceptación. 

Desde entonces, Malala se ha convertido en una importante voz para la defensa de la educación de las niñas. A pesar de todas las dificultades que ha vivido nunca ha dejado su activismo ni tampoco sus estudios. Por ese motivo ha logrado graduarse en la prestigiosa Universidad de Oxford. Ahora, según ella misma indicó en sus redes sociales: "No sé lo que está por venir. Por ahora será Netflix, leer y dormir".