¿Cómo se puede llevar pienso desde una cooperativa a los clientes por la ruta más corta o más barata? ¿Cómo habría que cargar el camión para que tardara menos en descargar? ¿Cómo se conseguiría que un camionero pudiera dormir en su casa todas las noches incluso cuando la mercancía viaja a Alemania?

Noticias relacionadas

Aunque no lo parezca, las respuestas son siempre una solución matemática. O al menos eso explica Lucía Tajuelo, especialista en big data e inteligencia artificial, y responsable de algoritmos de Trucksters, una compañía que trabaja con camiones para intentar mejorar la vida de los chóferes pero también abaratar costes.

"La idea de Trucksters es optimizar el transporte por carretera mediante relevos y así permitir que los camioneros puedan dormir en casa. Hay muchos flujos, camiones y clientes y sería imposible resolverlo a mano por lo que tenemos que hacer un modelo matemático que represente esta situación y así que cada conductor haga sus tareas primando que acaben cerca de su casa", explica esta matemática.

Lucía Tajuelo, de Trucksters.

Con sólo 26 años reconoce que la logística y el transporte de mercancías siempre le gustó, aunque fuera un mundo en el que hay muy pocas mujeres. Pero ella viene de una especialidad, las Matemáticas, que tampoco es la elección preferida de las chicas.

"Es verdad que en la Facultad de Matemáticas aún hay más presencia de chicas que en otras carreras como físicas o ingenierías. Sin embargo, la mayoría opta por la docencia y muy pocas pasamos a la parte industrial, a la privada", asegura.

Está acostumbrada a trabajar en sectores donde la mayoría de sus compañeros son hombres, como ahora en la compañía y entre los camioneros, pero Lucía sabe que los números no entienden de género, sólo de soluciones: "He sido de las pocas de mi generación que hemos pasado al sector privado. Puede ser difícil pero tomándolo con valentía yo estoy bastante contenta".

Camiones y distribución

Aunque lo suyo no era jugar con camiones, la logística siempre estuvo en su cabeza a la hora de plantear problemas matemáticos: "Me gustaba ya el tema de la distribución de camiones de antes. Es un tema bastante importante que va a seguir cobrando peso en los próximos años teniendo gigantes como Amazon o Aliexpress y se perfila que va a haber problemas relativamente complejos dado el volumen y la cantidad de viajes. Trucksters aspira a tener ese volumen. Por eso estoy yo aquí", recuerda.

Lucía entró a trabajar en esta compañía para el desarrollo de los algoritmos de una idea que tuvieron tres amigos, "los fundadores de la startup". "Los tres socios viajaban por carretera por Alemania e hicieron una parada en una estación de servicio y se dieron cuenta de que había un montón de camiones. Se pusieron a hablar con los conductores y vieron que estaban mal organizados, que todo iba con papel... Y empezaron a darle vueltas a cómo podían mejorar la vida de los conductores e introducir la tecnología en el sector".

Imagen de cómo funciona Trucksters.

La solución fue inteligencia artificial. "Trabajamos con dos entes principales: el cargador, que son empresas que tienen que mover una carga y te dicen cuándo y a dónde, y los flotistas que son lo que tienen los camiones y a los conductores. Hacemos un cruce de datos para ver cuál es la mejor ruta para que los camioneros puedan estar cerca de su casa", aclara.

Manuel lleva "bastantes años" pegado a un camión. Hace un tiempo que utiliza Trucksters y tiene claro que ha llegado para facilitarle la vida: "Para mí lo mejor es que me ayuda a planificarme y en la gestión de rutas. Me busca la optimización para llegar más rápido y en menos tiempo".

Vive en la zona de Cantabria y está acostumbrado a hacer rutas internacionales. "Ahora me pillas en Francia", asegura. Es chófer, asalariado de una flota, pero con la idea de marcar rutas por relevos ha ganado a nivel profesional y personal.

"Igual de Madrid a Alemania si hay dos cargas uno que baja y otro que sube, quedar a la mitad y así poder tener más tiempo y hacer más efectivo el traslado. Y con el tiempo que ganamos estar más en casa también. Todo beneficios", explica. 

Antes del Covid-19

La compañía estaba apostando por las rutas internacionales porque cuanto más larga sean, más posibilidades de relevo hay. "Lo ideal es tener un cruce de ida y vuelta y los conductores pues simplemente van con un camión y vuelven con el otro", aclara Lucía.

Y así todos salen ganando: los camioneros que trabajan siempre en zonas cercanas a su domicilio y las empresas que se ahorran los costes de pernocta.

"Al principio los chóferes pueden ser reticentes porque no están acostumbrados pero cuando dan el paso inicial ven muchas ventajas. La vida de un conductor es relativamente compleja por la legislación que hay sobre su trabajo. Hay días que pueden trabajar hasta 9 horas, pero luego tienen que recuperar el descanso. Tienen pautadas las pausas y les genera bastante estrés porque si no cumplen a rajatabla incurren en una multa grande", reconoce esta matemáticas.

Por eso, su aplicación está cayendo tan bien en el sector puesto que quita toda esa complejidad del orden y diseña las rutas cumplir al 100% con la normativa.

De hecho, la compañía estaba trabajando con 18 camiones y 9 flotistas antes de la crisis del coronavirus y el modelo estaba en pleno crecimiento. Ni siquiera esta situación de confinamiento los ha parado y han empezado a emplearse con el transporte en frío, que es uno de los que ha seguido con su actividad normal, e incluso en crecimiento en estos meses.

Así, durante el Covid-19 han ayudado a empresas como Campofrío o Seur, y siguen planificando el regreso del tráfico normal de mercancías cuando se abran las fronteras y vuelva la actividad a sus niveles habituales.

"De hecho, ahora mismo estamos evaluando con el tema de Covid-19 una ruta que sea España-China. Hasta ahora el material de China llega por dos vías principales: el avión que es muy rápido y muy caro y el barco que es muy lento y más barato. Hay un nicho en un punto medio, ni muy caro ni muy lento. Ese es el tipo de proyección con la que trabajamos", explica Lucía Tajuelo.

Mientras, también preparan rutas largas en Europa, entre las que se encuentran ya Lisboa-Polonia y Barcelona-Hungría.

Otros beneficios 

Pero Trucksters busca convertirse en una plataforma integral para el sector de la logística que aporte más beneficios para los camioneros. "Trabajamos en la extracción de textos en imágenes porque en esta industria se usan muchos los papeles y hace que todo el tema de facturación vaya un poco más lento si tienes que esperar al documento. Sin embargo, si los conductores son capaces de sacar fotos a una factura y nosotros podemos extraer el texto de la imagen, lo agilizamos y los informatizamos", asegura esta experta en big data.

También quieren utilizar el tratamiento de la imagen para hacer una foto del camión y tener siempre presente el estado del vehículo y hasta trabajan para lograr una fórmula de procesamiento del lenguaje natural para saber en una conversación con el chófer si está contento, qué preguntas son las recurrentes, que necesita... etc. 

"Estas son las tres principales vías de inteligencia artificial con las que estamos. En esta última, lo desarrollamos con la Universidad Europea y con la Complutense de Madrid", añade.

Si a alguien le parece que los números son algo abstracto que no acaban de tener una utilidad a simple vista, desarrollos como el de Lucía Tajuela demuestran que son beneficiosos para trabajadores con nombres y apellidos. "Cuando me llamaron para esto, vi el impacto humano y decidí moverme porque generar un producto que pueda producir un cambio social me parecía muy apasionante", aclara.

En lo que sí está de acuerdo Lucía es que las matemáticas no son sólo una afición o un trabajo es una forma de vida que te hace, al final, ver la vida en números: "La clave de estudiar matemáticas es la metodología con la que aplicas luego todo y cómo se estructura tu mente. Somos capaces de ver un problema, evaluarlo, analizarlo para que de uno grande se puedan hacer partes pequeñas e ir abordándolas una a una".

Una fórmula que esta joven gallega es capaz de aplicar hasta en la compra del supermercado: "Antes de ir ya tengo fraccionado dónde voy primero y luego esto, y luego lo otro...", bromea.