Hace décadas que el pelo rojo de Lidia Falcón se convirtió en un símbolo de su lucha y de su ideología: la feminista. A la fundadora del Partido Feminista, creado en 1979 y legalizado precisamente el 8 de marzo de 1981, la han llamado loca e histérica tantas veces que no podría ni recordarlas solo por luchar contra el sistema machista. Ahora, el sistema es el Ministerio de Igualdad y lo que ella llama "el lobby proxeneta que se ha hecho con el movimiento feminista" en España.

Noticias relacionadas

La primera consecuencia de este enfrentamiento es que el Partido Feminista no irá a la manifestación del 8-M este año. Será la primera vez que falte a una reivindicación histórica "que es muy seria, lo de los años atrás estaba siendo demasiado", advierte.

Falcón reconoce que llevan años discutiendo en el Partido Feminista si rompen o no con la Comisión del 8-M tomada, según ella, por personas a favor de la legalización de la prostitución: "Teníamos controversia porque no podíamos ir con el lobby proxeneta que es el que en realidad dirige esa manifestación y aceptábamos, yo no, que el manifiesto no mencionara nada del tema e incluso que hablara de trabajo sexual, que es una infamia", asegura en conversación con Magas IN.

Pero no es el único tema que le hace levantar la voz contra el Ministerio de Igualdad y sus movimientos afines:"A la que han echado de la manifestación es a mí porque siguen con el discurso de que la prostitución es un trabajo legal y de que no somos ya hombres y mujeres sino que somos unos seres extraños que tienen género y yo no estoy de acuerdo. Pues yo no voy".

Y es que su última pelea sigue siendo la ley trans, "que nos está sacando el sol de la cabeza", y la teoría queer que viene a apoyar con su denuncia de que el lobby homosexual se ha hecho con la dirección del movimiento feminista gracias a Podemos. Una acusación que le ha provocado numerosos ataques en las redes sociales donde le han llamado "tránsfoba" y "homófoba".

"Hemos hecho una crítica de la ley trans razonada, pero no hemos insultado a nadie ni nos hemos opuesto, porque por la libertad de todos yo he trabajado mucho. Antes de que nacieran todas estas que están tan enfadadas conmigo, yo estaba defendiendo a las transexuales, a los homosexuales y a las lesbianas, sacándolos de las comisarias porque los detenían", denunció en un programa de televisión Falcón esta misma semana.

"Sin preparación"

Lo que más le duele a esta histórica de la lucha feminista en España es que "por fin haya un Ministerio de Igualdad y pase esto". "No tienen preparación, están muy verdes y no piden ayuda porque ellas se lo hacen todo. Sofía Castañón y sus compañeras de generación y preparación son las que se lo hacen todo. Hay letrados y letradas de las cámaras que también tienen una preparación enorme y que podrían haberlas aconsejado con la nueva ley", adelanta.

Para Falcón, la Ley de libertades sexuales "es un bodrio inaceptable": "Me parecen muy arrogantes. Pueden ser ignorantes, porque nadie nace enseñado, pero tienes que ser humilde y tienes que saber a quién consultar. A mí ni siquiera me ha querido hablar la ministra".

No es el primer encontranazo que tiene con dirigentes de Podemos y de IU precisamente por sus críticas a la ley trans. El pasado 23 de febrero, la coalición de IU decidió expulsar al Partido Feminista en la Asamblea Político y Social que celebraron por lo que llamaron "discursos de odio" contra estos grupos.

"Han sustituido el feminismo, tanto en su teoría como en su práctica por la teoría queer y no puede ser", insiste.

Al día siguiente de su expulsión, la ministra Irene Montero aseguró que "por muchas diferencias que pueda tener en muchos temas, el movimiento feminista es diverso y ha opinado sobre muchas cosas y muchas mujeres diferentes".

Montero defendió que debe "mantenerse unido en la defensa de los derechos humanos, de las libertades y de las sociedades en las que merezca la pena vivir y en las que todas las vidas merezcan la pena ser vividas"

Esta decisión supone una ruptura simbólica de lo que tradicionalmente era el 8-M y de su lucha: "Las anteriores manifestaciones eran demasiado. Salían muchas jóvenes a bailar y a tocar el tambor y claro, el feminismo es más serio, por lo menos yo me lo he tomado en serio siempre. El 8 de marzo hay que tomarlo en serio no es una fiesta. Es la conmemoración de un hecho trágico y nos están matando cada día".

Lidia Falcón recuerda que "la lucha ha sido muy dura para las generaciones anteriores y para mí, y hay que tener respeto por ello también. Este es un país banal, una sociedad del espectáculo. Todo es frívolo y una fiesta".