Esta mañana, la diseñadora venezolana Carolina Herrera -que fundó su propio sello en EEUU en 1981, a los cuarenta años- era trending topic por unas declaraciones sobre estilo y moda de hace algunos días que han pisado ciertos callos. Se trata de una de las mujeres más poderosas del mundo y que siempre ha supuesto una gran inspiración en cuanto a gusto y saber estar. Algunas de sus recomendaciones históricas más célebres han sido "no hay nada que envejezca más a una mujer que vestirse de joven", o "si algo no te agrada, quítale el único poder que tiene: tu atención".

Noticias relacionadas

Carolina Herrera entiende que "la elegancia no es sólo belleza, es también la forma de pensar, la forma de moverte", que "el accesorio invisible para cualquier prenda es un perfume" o que "la moda es para complacer al ojo; las formas y proporciones son para el intelecto". Muchas mujeres en todo el mundo consumen su marca y escuchan sus consejos sobre belleza y clase, más relacionados con un aura moral e intelectual y con un gusto exquisito por la educación que puramente con el lujo y la ostentación.

En este caso, las reflexiones que han molestado a las usuarias de internet -especialmente de Twitter- han sido estas: "Sólo las mujeres sin clase llevan el pelo largo después de los cuarenta", aseguró hace unos días. "Carolina, amiga, sólo las mujeres sin clase les dicen a otras mujeres como hostias han de llevar el pelo", ha contestado una tuitera. "Desde aquí, por ejemplo, un beso a Carolina Herrera", ha escrito otra, adjuntando cuatro fotos con el pelo largo de la bellísima Ángela de Molina quien, por cierto, recibirá el Goya de Honor 2021 -como hemos sabido esa misma mañana-. 

"Ha dicho Carolina Herrera no sé qué del pelo largo. Tengo 53 años y llevo el pelo como me da la gana: recogido y sin recoger, con boina, con sombrero o una piñata en la cabeza si se me antojara. La clase no está en el pelo, está en lo que oculta el pelo", ha escrito otra. Herrera también ha expresado que a partir de los treinta lo recomendable es abandonar ciertas prendas, como minifaldas, bikinis o pantalones vaqueros, y ha arremetido contra las "influencers": "Lo peor son las mujeres que salen casi desnudas. Las influencers no marcan el estilo de la moda, sólo tienen el estilo del dinero", increpó.