Reino Unido podría endurecer su batalla contra los vehículos de combustión en los próximos meses. Si en el pasado noviembre conocíamos que el ejecutivo de Boris Johnson adelantaba a 2030 la prohibición de coches con motor combustión (los híbridos los permiten hasta 2035); en el transporte pesado los objetivos no estaban tan definidos.

Noticias relacionadas

En su momento, Johnson señaló que con los coches no hay vuelta atrás pero que, con el transporte pesado (al ser más complicado por las autonomías de los vehículos), consultaría la prohibición de su venta más adelante. Sin embargo, tres meses después no hay novedad alguna en este sentido.

Por ello, desde la Comisión Nacional de Infraestructura (NIC), un organismo que tiene entre sus funciones la de asesorar al Gobierno británico en relación con desafíos que puede tener el país a largo plazo, ha pedido a Johnson que tome las riendas sobre este asunto.

El NIC ha publicado esta semana un informe señalando que el ejecutivo británico debe dejar bien claro la prohibición expresa de que se vendan camiones de combustión más allá de 2040.

“Existe una oportunidad para que el Gobierno británico demuestre la misma ambición que ha mostrado con los automóviles y furgonetas al darle a la industria un objetivo claro para poner fin a la venta de vehículos pesados con motor diésel”, dijo el NIC.

El motivo de este posicionamiento por parte del NIC se debe a que este organismo estima que el transporte de mercancías por carretera y ferrocarril podría representar hasta un 20% del total de los gases de efecto invernadero hasta 2050.

Una estimación que viene determinada porque, hoy se transportan cerca de 1.600 millones de toneladas de mercancías en el Reino Unido cada año. Una cantidad, además, que continuará aumentando debido a la popularidad de las ventas online.

Por este motivo, dado que el Gobierno ha prometido que Reino Unido se convierta en un país neutral en 2050, no solo los coches de combustión deberían dejar de venderse, sino que también el transporte por carretera debería ser sostenible, según este organismo.

Camión de hidrógeno de Toyota.

El hidrógeno, la alternativa más interesante

Si bien los camiones de combustión tienen un futuro difícil en el Reino Unido, otras tecnologías (como el hidrógeno) se imponen en las quinielas. Sobre todo porque un vehículo eléctrico movido por baterías tiene más sentido en coches urbanos, que en vehículos de gran tamaño dedicado al transporte.

Una de las firmas más avanzadas en este sentido es Toyota, marca que ya ha desarrollado un conjunto de prototipos de camiones de pila de combustible de hidrógeno de futura producción que están siendo preparados para ejecutar rutas de transporte en Estados Unidos.

Según señala la compañía japonesa, estos camiones cuentan con el espacio de almacenamiento de hidrógeno más compacto situado tras la cabina que alberga seis tanques de este elemento y una nueva y más potente batería de iones de litio que ayuda a transportar el flujo de energía a los motores. Con esta configuración, el sistema de pila de combustible de segunda generación ofrece más de 480 kilómetros de autonomía real con una capacidad de carga de algo más de 36 toneladas.

"Este es un paso muy importante en la transición a camiones pesados libres de emisiones. Nuestros primeros prototipos de camiones demostraron que una motorización eléctrica de pila de combustible era capaz de transportar cargas pesadas en un uso diario. Estos nuevos prototipos no solo son el camino a vehículos de producción reales, sino que también nos permitirán empezar a mirar más allá del transporte", ha indicado el ingeniero jefe de Toyota en Norteamérica, Andrew Lund.

El objetivo medioambiental para 2050 de Toyota pretende eliminar casi por completo las emisiones de CO2 en vehículos, operaciones y cadena de suministro para dicho año.

"Convertir los camiones de transporte que actualmente operan en camiones eléctricos de pila de combustible 'cero emisiones' acercaría a Toyota a ese objetivo y mejoraría la calidad de vida de las personas", ha subrayado la firma japonesa.

En Reino Unido el coche de combustión no se podrá vender desde 2030.

Hyundai también apuesta por el hidrógeno

Asimismo, también Hyundai es otra de las compañías que está realizando apuestas fuertes por el hidrógeno. En este sentido, el fabricante coreano prevé lanzar su nuevo vehículo industrial Concept HDC-6 Neptune que utiliza un sistema cero emisiones de pila de combustible de hidrógeno.

La previsión de la multinacional es lanzar la versión definitiva del HDC-6 Neptune en un plazo máximo de cuatro años, para lo que desarrollará un sistema mejorado de pila de combustible de alta durabilidad y potencia, optimizado para camiones pesados.

Además, Hyundai también presentó Mobile fuel cell generator, que utiliza dos pilas de combustible que también son utilizadas en el Nexo, que genera una potencia máxima de 160 kilovatios.