Málaga

"Teléfono de la Esperanza, dígame". La sede del Teléfono de la Esperanza de Málaga se inauguró en 1976 con una primera llamada contestando la mítica frase. Desde entonces, la institución ha descolgando miles de teléfonos con el objetivo de salvar vidas. Sus trabajadores atenderán consultas este viernes en la Plaza de Féliz Sáenz con motivo del Día de la Prevención del Suicidio.

Noticias relacionadas

Dos psicólogas, una trabajadora social y otros voluntarios informarán sobre la labor preventiva del Teléfono de la Esperanza y contestarán a dudas de los malagueños de 11:00 a 13:00. "Llevamos 50 años trabajando con una misión: promover la salud emocional y trabajar a favor de la prevención del suicidio", ha explicado la institución, tan necesaria en tiempos de soledad y pandemia, en un comunicado.

El suicidio ha llegado a convertirse en un problema de salud pública de gran magnitud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada 40 segundos muere una persona por suicidio en el mundo, llegándose a producir más de 800.000 muertes en el mundo al año. En España, se registran unos 3.600 suicidios al año (10 cada día), llegándose a convertir en la primera causa de muerte violenta en los jóvenes.

"Estos datos manifiestan la urgente necesidad de sumar esfuerzos para dar respuesta a esta problemática social, y poner el foco sobre la importancia del cuidado de la salud emocional", han reconocido en una nota donde precisan que el número de llamadas al el Teléfono de la Esperanza de Málaga ha crecido en los últimos años. En 2019 atendieron 8.035 llamadas, en 2020 unas 13.073 y en los primeros seis meses de 2021 unas 11.336. 

En datos

El Teléfono de la Esperanza de Málaga recibió durante la crisis sanitaria mundial 615 llamadas donde se exponían ideas suicidas, de las cuales 247 provenían de mujeres y 220 de hombres. También llamaron 61 hombre y 64 mujeres que vivían crisis suicidas.

Para el Teléfono de la Esperanza, "las vacunas se han convertido en un símbolo de esperanza y solidaridad". Por eso, el servicio telefónico de atención psicológica ha querido celebrar su primer servicio en Sevilla hace medio siglo creando una campaña de vacunación titulada 'Vacúnate de esperanza". "Sabemos que el cuidado de la salud emocional es la mejor vacuna para la prevención del suicidio", aseguran.

Durante el acto en Málaga, la institución leerá un manifiesto, repartirá la vacuna SaludEmocional50 e informará sobre la importancia de leer su prospecto. Además, tendrán un espacio de escucha en dos carpas instaladas en la Plaza de Félix Sáenz para todas aquellas personas que lo necesiten.

En una de ellas, sus voluntarios atenderán las consultas de todas las personas que deseen conocer las actividades de promoción de la salud emocional que llevan a cabo durante todo el año. En la otra, dos psicólogos y una trabajadora social facilitarán  información específica sobre prevención del suicidio y atención a problemas sociales de los llamantes al Teléfono de la Esperanza.

La institución también ha informado que se celebrará la II Edición de Cortos Agarra la Vida, dedicados a sensibilizar sobre la necesidad de conocer los recursos de ayuda para la personas que tienen ideaciones suicidas o las que han sufrido el suicidio de un familiar. En total se han recibido 300 cortos.

Lucía Pérez Costillas, psiquiatra del Hospital Regional de Málaga que ha asesorado programas para la prevención del suicidio y colabora con el Teléfono de la Esperanza, aconsejó a EL ESPAÑOL de Málaga que "lo primero que hay que hacer es decirles que no están solos y hacer que escuchen".

"Cuando una persona te dice que se quiere matar tenemos que escuchar, y no decirle que es una tontería. Legitimizarle, comprenderle y pedirle tiempo. Y acompañarle para que acuda a un profesional", insistió.