Málaga

Las miles de personas que cada año acuden a visitar el parque de La Batería, en Torremolinos, tendrán la oportunidad en algo más de un año de disfrutar de un aliciente más: un ascensor panorámico de 33 metros de recorrido. 

Noticias relacionadas

El Ayuntamiento del municipio acaba de comunicar la adjudicación a la empresa Acsa, Obras e Infraestructuras de los trabajos de ejecución de esta estructura, que estará localizada en el acceso sur del parque.

El valor de contratación alcanza los 691.647 euros (IVA incluido), siendo el plazo fijado de doce meses. Este proyecto forma parte del plan Edusi, con lo que dispone de fondos europeos para financiar el 80% del coste.

Pero, de acuerdo con lo recogido en la memoria de la operación, la empresa también tendrá que llevar a cabo obras para garantizar el acceso peatonal por el talud con zonas ajardinadas y de estancia. Con ello se consigue la accesibilidad peatonal desde Carlota Alessandri hasta la Batería. 

El equipo elevador planteado tendrá 33 metros de recorrido máximo y cuatro paradas (incluida dos paradas de seguridad técnica intermedia). Ha de ser capaz de elevar una carga de 1.000 kilogramos y hasta 13 personas, con una velocidad de desplazamiento de 1,6 m/s.

A esto hay que sumar la estructura de la torre del ascensor, que será hormigón coloreado con polvos de óxido, incluyendo el cerramiento frontal hacia la Avenida Carlota Alessandri de paneles de vidrio con tratamiento especular. A estos elementos hay que sumar varias pasarelas de estructura metálica. 

Este parque es un recinto público visitable que destaca por la presencia de un conjunto militar construido por el Ministerio de Marina, perteneciente al equipamiento de defensa de la línea de costa en el primer tercio del siglo XX. 

Según el catálogo de patrimonio histórico municipal, en marzo de 1937, después de la conquista de Málaga por las tropas franquistas, se decidió la construcción estratégica de una nueva batería de costa en Torremolinos, aprovechando que se podía disponer de tres cañones González Rueda. 

Así, después de los trabajos de artillado, la batería quedó dispuesta para hacer fuego en el mes de julio de dicho año. Las instalaciones contaban con un polvorín general y tres más pequeños, todos subterráneos. 

La batería estuvo operativa hasta el año 1951, realizando su último tiro el 19 de julio de ese año. El conjunto fue desartillado en 1958. El parque terminó de ejecutarse y se inauguró el 27 de julio de 2007, habiendo sido restaurado todo el conjunto histórico-militar que en su día contó con cañones navales de 152 milímetros en los puestos con trincheras existentes, los dos búnkeres subterráneos destinados al acopio de proyectiles y un puesto de mando para la dirección de tiro aún situado en el acantilado.