Málaga

El futuro del solar del antiguo cine Andalucía, en pleno Centro de Málaga y a escasos metros de la Plaza de la Merced, pasa ahora por las manos de Gerard Piqué. Una empresa en la que participa el jugador del Barcelona, Kerad Holding, junto a otros tres socios, se ha hecho con la propiedad del solar tras desembolsar del orden de 20 millones de euros.

Noticias relacionadas

Así lo han confirmado a EL ESPAÑOL de Málaga fuentes conocedoras de las negociaciones, que se vienen produciendo desde hace varias semanas. El acuerdo final de compraventa, quedó formalizado ayer mismo, según las fuentes.

Al cambio de propiedad del solar, avanzado por diario Sur, hay que sumar una importante variación en los planes de desarrollo del mismo. Si bien mantiene el uso hotelero programado desde hace cuatro años, se eleva la categoría del futuro establecimiento

En concreto, según las fuentes, existe un preacuerdo entre la nueva propietaria y la cadena Meliá para que dé forma a un hotel 5 estrellas gran lujo, sumándose al ya existente en el Palacio Miramar, de Grupo Santos y buscando dar respuesta a un turismo de más calidad. Los anteriores responsables de la finca, Inversiones y Adquisición de Hoteles S. L., habían llegado a un acuerdo con Room Mate para la construcción de un establecimiento de 4 estrellas. 

La firma de la compraventa pone el cierre a las especulaciones que desde hace algo más de un año existían sobre la posibilidad cierta de venta de la parcela del antiguo cine. De hecho, las fuentes han apuntado que hubo conversaciones avanzadas con varias entidades de Sevilla, así como con un fondo de inversión francés. Finalmente, estos acercamientos no fructificaron, entrando en escena el entramado empresarial relacionado con Piqué.

Queda por saber si a los cambios ahora conocidos se sumará una modificación sustancial en la propuesta arquitectónica prevista, firmada por Amparo Balón. El edificio original, que contaba incluso con licencia de obras, incluía 176 habitaciones, aparcamiento subterráneo, piscina y otros servicios.

En los últimos meses se venían desarrollando en el suelo trabajos arqueológicos para determinar la existencia o no de restos que pudiesen comprometer el desarrollo de la operación. Unas labores que están paralizadas desde hace días.