Málaga

La exposición temporal dedicada a Julio González se despide este domingo de las salas del Centro Pompidou de Málaga. Para ello, el acceso a la muestra será gratuito durante todo el fin de semana, de 9:30 a 20:00 horas. Además, se llevará a cabo una visita especial para ahondar en la figura del artista, que tendrá lugar el domingo a las 12:30 horas.

Noticias relacionadas

La mediación en sala, que consiste en la presencia del personal del departamento pedagógico en el espacio expositivo para consultas de los visitantes, se reforzará el domingo por la tarde, coincidiendo con la entrada gratuita de 16:00 a 20:00, hará hincapié en las obras de Julio González que se pueden ver en la exposición semipermanente De Miró a Barceló. Un siglo de arte español.

La exposición está dividida en seis secciones: Primeras obras. Máscaras de metal repujado; Relieves recortados. Primeras esculturas en hierro; El artista del vacío; El ángel, el insecto, la bailarina; La obra metamórfica y Últimos autorretratos. Su obra, ya presente en la colección semipermanente del Centre Pompidou Málaga De Miró a Barceló. Un siglo de arte español, es considerada clave para entender los trabajos escultóricos realizados en hierro a lo largo del siglo XX por artistas de las vanguardias y contemporáneos.

En este viaje por la trayectoria de Julio González, se podrán ver las principales etapas de su vida, dedicada principalmente a la orfebrería: los desnudos clasicistas y retratos figurativos en cobre de las primeras décadas del siglo XX; los relieves tallados y las primeras esculturas en hierro forjado y soldado. En los años 30 sus trabajos se materializan y profundizan en el concepto de dibujo en el espacio, que se aprecian de una forma más notable durante su colaboración con Picasso entre 1928 y 1932.  

La muestra expone los dibujos y bocetos preparatorios, que permiten valorar el proceso técnico y la diversidad de esculturas metálicas lineales, como Mujer con el cesto de 1934 o El ángel, El insecto y la bailarina de 1935 y apreciar el dinamismo de las figuras metamórficas de finales de la década de 1930.

Esta exposición también recoge el primer autorretrato al pastel realizado entre 1914 y 1918, los últimos lienzos de este tipo dibujados o grabados dan testimonio de la estética y fuerte personalidad del hombre que se considera el padre de la escultura en hierro del siglo pasado.