Málaga

Más de 16 años después de que la obra del AVE pinchase el acuífero del que bebían los habitantes del municipio del Valle de Abdalajís, y de que los camiones cisterna se hayan convertido en principal fuente de suministro, la Diputación provincial de Málaga da un paso adelante y pone sobre las primeras actuaciones con las que resolver un problema ya enquistado.

Noticias relacionadas

Un movimiento que viene a coincidir con las demandas que desde hace años hace el Ayuntamiento de Valle de Abdalajís. Tras activar un diagnóstico sobre las condiciones de la zona afectada, la institución supramunicipal acaba de acordar la concesión de una subvención en especie de 225.486 euros. Dinero con el que se van a poder dar los pasos iniciales en un camino que, a nadie escapa, se antoja aún largo.

Porque como señala el diputado provincial de Medio Ambiente, Cristóbal Ortega, no parece que la respuesta definitiva a este pequeño municipio de la Vega de Antequera pase por una única intervención. A la espera de otras vías alternativas, la primera en ser impulsada va a consistir en modernizar las infraestructuras que actualmente se utilizan para extraer agua de las captaciones ya existentes. 

"Éstas están funcionando pero no en las condiciones óptimas; lo que se va a hacer es renovar tuberías, bombas…", explica, sabedor de que muy posiblemente no será la respuesta definitiva al problema del Valle.

"Los estudios lo que nos dicen es que con esas mejoras se sacará un mayor rendimiento a estas captaciones", insiste. Habrá que esperar a la puesta en funcionamiento de esas obras para confirmar hasta qué punto las mismas permiten aumentar las captaciones. "Confiamos en que dé buen rendimiento, pero ningún técnico nos dice que vaya a ser definitivo", añade.

Aprovecha el agua que sale del túnel del AVE

A esta primera operación, la Diputación suma dos que aún están en fase de análisis. Una de ellas pasa por "aprovechar" el agua que sale justamente del túnel del AVE donde se produjo el pinchazo del acuífero. Un líquido que desde hace tiempo se utiliza para el riego. Quedaría por perfilar el modo en que se ejecuta la infraestructura necesaria para hacerla llegar hasta la localidad.

La decisión de abrir esta puerta se produce tras tener datos que avalan la posibilidad de emplear esta agua para el consumo humano, algo que era inviable tiempo atrás. Una tercera posibilidad, también la más costosa, pasaría por ejecutar una infraestructura que permita llevar el agua desde Antequera hasta el Valle.

"Siempre estamos del lado del Valle, pero es un problema de años y es cierto que Adif no ha terminado de corregir el problema", opina el diputado malagueño. Insiste en que desde la institución provincial no se va a "escatimar un solo euro en garantizar el suministro al pueblo, pero lo que se haga tiene que hacerse con cuidado y con un estudio previo". 

La posición de la Diputación es pertinente en un momento en el que el organismo estatal tiene clara su intención de desvincularse del problema. Muestra de ello es que dio por resuelto el convenio que le ligaba a la localidad del Valle desde 2007 y que incluía, entre otras medidas, el transporte de agua en camiones cisterna.

Un servicio que sigue prestando, aunque en los meses recientes después de que un tribunal haya decretado como medida cautelar su mantenimiento. Desde Adif se arguye que en todo el periodo transcurrido desde el pinchado del acuífero ha invertido unos 26,6 millones de euros en actuaciones. Bien es cierto que ninguna de ellas ha logrado reponer al municipio de un suministro de agua normalizado.