En torno a las 17:15 horas de este martes, un vehículo colisionó contra una cabina de pago de peaje en la autopista de Las Pedrizas de Málaga. El conductor falleció en el acto y una trabajadora resultó herida, siendo trasladada de urgencia a un centro hospitalario.

Noticias relacionadas

Fuentes cercanas a la víctima han confirmado a EL ESPAÑOL de Málaga que el joven conductor, un guardia civil, natural de Melilla y de 33 años de edad, "siempre ha sufrido problemas de narcolepsia", desde que estaba en el colegio: "Muchas veces se quedaba dormido y tenía que venir su madre a recogerlo", destacan.

Esta es la principal hipótesis con la que trabajan los agentes para tratar de esclarecer los hechos, que se sostiene con los primeros informes forenses practicados en los bajos de la Ciudad de la Justicia de Málaga. Según ha podido saber este periódico, el joven perdió el control de su coche a causa de un "cuadro de pérdida de conciencia con episodio migrañoso".

La víctima mortal del siniestro se dirigía hacia Guadalajara, donde estaba prestando servicio en la Benemérita. Las primeras pesquisas indican que el conductor del vehículo perdió el control y terminó chocando contra la cabina de manera muy violenta. Asimismo, fuentes cercanas a la investigación perfilan "un ataque de epilepsia" como probable causa de la muerte.

En este sentido, varias llamadas al sistema de emergencias 112, adscrito a la Consejería de Presidencia de la Junta de Andalucía, alertaban de un accidente en un peaje de la AP-46, con dos personas implicadas. 

El centro coordinador movilizó a la Guardia Civil de Tráfico, Bomberos del Consorcio Provincial de Málaga y a la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), que desplazaron una unidad de urgencias ante la gravedad del siniestro. Los profesionales sanitarios no pudieron hacer nada por salvar la vida del hombre y únicamente certificaron su muerte.