Málaga

La apuesta que en los últimos meses viene haciendo la Diputación de Málaga para combatir el despoblamiento de los pueblos de la provincia empieza a dar sus frutos. Un total de 25 familias de toda España han elegido una localidad en situación de riesgo para cambiar su residencia en los próximos meses y, por tanto, teletrabajar o emprender sus negocios desde el mismo.

Noticias relacionadas

Esta decisión es posible, por una parte, gracias a la plataforma Vente a vivir a un pueblo, impulsada por el comunicador Ramón Pradera, que presenta un total de 80 destinos de toda España en los que se incluyen 18 de la provincia de Málaga, y el proyecto de mediación surgido en La Noria. 

Esta última iniciativa, fruto del trabajo de Cruz Roja y del convenio suscrito entre la Fundación La Caixa y el centro de Diputación. Bajo el título Mi entorno se recupera contigo, sirve de apoyo a los ayuntamientos para tramitar las solicitudes de los interesados.

Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algatocín, Alpandeire, Benarrabá, Benadalid, Benalauría, Casarabonela, Cortes de la Frontera, Cuevas de San Marcos, El Burgo, Faraján, Gaucín, Genalguacil, Jimera de Líbar, Jubrique y Yunquera son los destinos disponibles que han recibido desde noviembre de 2020 al 30 de junio de 2021, un total de 344 solicitudes de personas interesadas en cambiar su residencia.

Según ha explicado la gestora de proyectos de la Cruz Roja Málaga, Paula Rodríguez, el 46% de las consultas corresponden a mujeres y el 54% a hombres. Son 246 familias interesadas, con una media de edad de 36 años. El 64% de los solicitantes incluyen a menores de edad con una media de 1,8 hijos por familia y con una edad media de 7,5 años.

La mayoría de ellas proviene de países latinoamericanos como Argentina, República Dominicana, Chile, Colombia, Uruguay, Perú, Venezuela y México. Pero también de Inglaterra, Letonia, Alemania y Portugal.

Pero también hay solicitudes de españoles, principalmente de vecinos de Barcelona, Málaga, Madrid, Cádiz, Valencia, Pontevedra, Toledo, Las Palmas, Murcia, Sevilla, Alicante y Tenerife.

La responsable de Cruz Roja ha explicado que se ha conseguido el cambio o perspectiva de cambio de nueve familias en seis meses, con un total de 23 personas. De ellas, tres son de Málaga y el resto de Valencia, Castellón, Canarias, Madrid, Galicia y Cádiz.

De acuerdo con los detalles aportados, una de estas familias quiere teletrabajar y el resto tiene proyectos de emprendimiento en el sector agrícola, a través de acuerdos con el ayuntamiento, en la artesanía, el calzado, el mundo textil o el de la chapa y pintura.

"Ahora mismo estamos trabajando con 16 familias; la mayoría responde a perfiles de emprendimiento y teletrabajo, pero también busca un empleo por cuenta ajena, una jubilación tranquila y otra familia que busca la tranquilidad aunque se desplace para llegar a su lugar de trabajo", ha precisado Rodríguez Guzmán. 

¿Qué lleva a los ciudadanos a repoblar estos pueblos? Las principales motivaciones se vinculan a encontrar viviendas asequibles, servicios, buenas, comunicaciones, calidad de vida, cercanía con sus vecinos y conexión a la red

Servicios más demandados

En cuanto a los servicios, más demandados destacan que los municipios dispongan de casas en alquiler (94,4%), Internet 4G y banda ancha (82,8%), comercios de alimentación (78,4%), consultorio médico (69%), farmacia (64,9%), colegio de primaria (58), servicio de urgencias médicas (53,3%), instituto de secundaria y bachillerato (42,3%), tiendas de ultramarinos (30,7%), casas en venta (26%) y guardería (24,1%).

El proyecto sigue ganando municipios interesados en participar. La vicepresidenta cuarta y responsable de la Delegación de Innovación Social y Despoblamiento de la institución supramunicipal, Natacha Rivas, informa de que en lo que va de año se han sumado o están en proceso de unirse diez municipios. 

Cuatro de ellos de la Axarquía (Árchez, Arenas, Almáchar y El Borge); tres de Guadalteba-Nororma (Cuevas Bajas, Cuevas del Becerro y Villanueva de Tapia); un municipio de la Sierra de la Nieves (Alozaina); uno de la Serranía de Ronda (Montecorto), y otro del Valle del Guadalhorce (Valle de Abdalajís).

Por su parte, el fundador de 'Vente a vivir a un pueblo', el periodista Ramón Pradera, ha presentado las nuevas funcionalidades con las que ya cuenta la herramienta online

"Estamos en permanente evolución y aunque no somos una agencia de colocación, ni facilitamos vivienda; hemos puesto en marcha un servicio gratuito de tres bolsas, una de trabajo, otra de vivienda y la última de traspasos para que cualquier ayuntamiento o persona interesada pueda subir directamente las ofertas de empleo, así como propiedades en alquiler o en venta de cada pueblo. Nuestra función se limitará a verificar la autenticidad de cada publicación", ha explicado.