La industria inmobiliaria, que ejerce una actividad vital por su capacidad de generar empleo y riqueza, se alza como uno de los motores económicos de la recuperación en España justo cuando más lo necesita el país, en pleno proceso de superación de la pandemia de la Covid-19. 

Sin embargo, el modelo tradicional de la industria de la edificación (artesanal, ineficiente, imprevisible y muy poco productivo) está agotado y no es capaz de satisfacer la demanda.

Afortunadamente, nos encontramos en los albores de un cambio de un modelo productivo que permitirá hacer del sector inmobiliario una industria confiable, eficiente y sostenible. Y, lo más importante, vivimos una coyuntura optima para dar un gran impulso a este cambio.

A nivel macroeconómico, llevamos viento de cola. Las previsiones de crecimiento del PIB para España para los próximos años son excelentes. Y en esta ocasión la recuperación económica también vendrá impulsada por el mayor despliegue de estímulos económicos que jamás ha puesto en marcha la Unión Europea, a través del Plan de Recuperación y Resiliencia y de los fondos Next Generation EU.  

Nos encontramos en los albores de un cambio de un modelo productivo que permitirá hacer del sector inmobiliario una industria confiable, eficiente y sostenible

En segundo lugar, constatamos una demanda muy importante, por lo que la rehabilitación y especialmente la obra nueva experimentan unos niveles de actividad muy relevante y todas las estimaciones apuntan a que estos niveles se mantendrán de forma sostenida o se incrementarán.

Este crecimiento de la demanda de vivienda viene apuntalado por unas tasas de ahorro de las familias en máximos históricos. Durante la pandemia se han ahorrado casi 100.000 millones de euros, y una parte significativa se está canalizando a la inversión en vivienda nueva. 

Desde el punto de vista de la financiación, estamos disfrutando de unos tipos de interés en mínimos históricos que según las previsiones todavía nos acompañarán algún tiempo, lo que facilitará la inversión privada e institucional. 

Y, por último, la inflación está comenzando a aparecer, por lo que los activos inmobiliarios volverán a convertirse en uno de los mejores refugios para la inversión.  

Vivimos, en definitiva, una situación inmejorable para impulsar el esperado cambio de modelo en el sector, y convertir el negocio inmobiliario en un servicio más confiable y eficiente. Un cambio que servirá a la vez para producir viviendas modernas y de calidad que se entregarán en un menor plazo al cliente.

Para alcanzar estas ambiciosas metas, y conseguir la ansiada transformación inmobiliaria, sólo cabe una receta: innovación, industrialización y digitalización.  REBUILD es la feria más importante relacionada con el sector inmobiliario y de la edificación y se celebra desde este martes 21 hasta el 23 de septiembre en Ifema, en Madrid. Y llega con el objetivo de potenciar esta receta.

*** David Martínez es presidente de REBUILD y CEO de AEDAS Homes.

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información