La historia entre AstraZeneca y la Unión Europea no ha tenido un final feliz. Este fin de semana, la Comisión Europea confirmaba que no iba a renovar el contrato con la farmacéutica anglosueca después de que esta haya incumplido con las entregas de dosis de su vacuna contra la Covid. A pesar de esta ruptura, la relación no termina aquí. Y es que, el laboratorio tiene una deuda con los países miembros de la UE que asciende a 200 millones de dosis; unos 18 millones en el caso de España.

Noticias relacionadas

El contrato firmado entre ambas partes (AstraZeneca y Comisión Europea) contemplaba la compra de 300 millones de dosis que el laboratorio debería entregar en el primer semestre del año. En concreto, la compañía debía entregar 120 millones en el primer trimestre y 180 en el segundo.

Una promesa incumplida, pues en los primeros tres meses del año la farmacéutica envió 29,8 millones de dosis y, para el segundo trimestre, rebajó su previsión hasta los 70 millones de dosis.

Un sanitario prepara una vacuna de AstraZeneca.

Del total, a España le corresponde un 10%, es decir, 30 millones de dosis en el primer semestre del año. Sin embargo, solo recibirá 12,2 millones, según las cifras que facilita el Ministerio de Sanidad en sus informes de vacunación. Por lo tanto, la deuda de AstraZeneca con España asciende a casi 18 millones de dosis.

De los 12,2 millones de dosis que España espera recibir en los primeros seis meses del año, de momento se han entregado casi 5,4 millones, tal y como se refleja en el último informe de vacunación publicado por el Ministerio que dirige Carolina Darias.

Acciones legales

La historia de ‘desamor’ entre AstraZeneca y la Unión Europea comenzó con la firma de un contrato que incluía una compra inicial de 300 millones de dosis, pudiendo ampliarse 100 millones más. Una opción de la que, finalmente, la Comisión Europea no hará uso.

La razón radica en los constantes retrasos en las entregas y, en consecuencia, del incumplimiento del acuerdo. Derivado de este hecho, el Ejecutivo europeo ya ha puesto en marcha acciones legales contra el laboratorio anglosueco.

La vacunación en España

En España, la Comisión de Salud Pública decidió que la vacuna de AstraZeneca se administrase a personas mayores de 60 años. Una decisión que llegaba después de que ya se hubieran inoculado miles de dosis a población menor de esa edad.

De momento, los dos millones de personas menores de 60 años que ya ha recibido la primera dosis de la vacuna contra la Covid-19 de AstraZeneca está a la espera de la decisión de la Comisión de Salud Pública.

Una decisión que se tomará en función de los resultados del estudio que está desarrollando el Instituto de Salud Carlos III, en el que se está probando la combinación de vacunas. Los primeros datos estarán disponibles a mediados de mayo.

Mientras el ensayo avanza y se generan los primeros resultados, la Comisión de Salud Pública decidió ampliar a 16 semanas el intervalo para la administración de la segunda dosis (la ficha técnica del producto indica entre cuatro y 12 semanas como máximo).

La ministra de Sanidad, Carolina Darias.

Las decisiones tomadas en España sobre la inoculación de la segunda dosis de AstraZeneca a menores de 60 años van en contra de las recomendaciones de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés).

El órgano regulador recomendó poner la segunda dosis en lugar de dejar al vacunado solo con una e insistió en que el espacio entre la primera y la segunda dosis debe ser e "entre cuatro y 12 semanas, en línea con la información del producto”.

Sobran 2,5 millones de dosis

De momento, la idea de España es no administrar la segunda dosis de AstraZeneca a los menores de 60 años que ya han recibido la primera. Eso supone dejar ‘en el limbo’ más de 2,5 millones de vacunas que nuestro país ya adquirido.

Las cuentas son las siguientes. España se ha comprometido a adquirir un total de 12.232.200 dosis hasta el tercer trimestre del año. Hasta ahora, se han administrado más de 4,5 millones de esas dosis a personas de 60 a 69 años y profesionales esenciales (antes de que la vacuna se paralizara en menores de 60 años).

Así, España tiene un excedente de 8.894.802 dosis para vacunar a los 3.154.127 españoles de entre 60 a 69 años que todavía quedan por recibir la primera dosis o terminar de inmunizarse con la segunda.

Para vacunar a todos ellos se precisarían de dos dosis o, lo que es lo mismo, 6.308.254. Así, quedarían pendientes más de 2,5 millones de dosis que no tendrían destinatario.

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información