En los últimos años, la facturación de las aseguradoras de salud se ha ido incrementando, hasta superar los nueve millones en 2020, lo que supone un 5,1% más que el año anterior. Un crecimiento que, a pesar de la pandemia, se mantiene en la horquilla del 3-5% registrado en los últimos nueve ejercicios.

Noticias relacionadas

El sector de los seguros de salud ha estado liderado por SegurCaixa Adeslas, Sanitas y Asisa en 2020. Y es que, estas tres compañías aglutinan el 58,6% de la cuota de mercado, según los datos facilitados por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa).

En concreto, el volumen de primas de SegurCaixa Adeslas se ha incrementado hasta los 2.732 millones de euros (5,41%), lo que sitúa a la compañía como la primera del ranking, acaparando el 29,49% de la cuota de mercado.

Por detrás se sitúa Sanitas que, con un 15,54% de cuota de mercado, el volumen de primas de esta aseguradora crece hasta los 1.439 millones de euros (+3,23%). El pódium lo completa Asisa, con una cuota de mercado del 13,53%. En su caso, el volumen de primas asciende hasta los 1.253 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 4,09% en 2020.

Por debajo del 10% de cuota de mercado se sitúan compañías como DKV Seguros (6,89%), Mapfre (6,56%), IMQ (2,65%) o AXA (2,47%), entre otros.

En cuanto al número de asegurados, el sector ha superado los 11 millones de clientes en 2020. Esto supone un crecimiento del 4,4% con respecto al ejercicio anterior, es decir, 469.750 personas más. Así, el 23,4% de la población española ya tiene contratado un seguro de salud.

Un incremento “modesto” a pesar de la pandemia de la Covid-19. Ya lo avisaron las aseguradoras de salud en el I Observatorio de las Finanzas, organizado por Invertia y EL ESPAÑOL.

Según las cifras de Asisa, el incremento de clientes durante el pasado año fue de un 3%, una cifra "modesta", en palabras de Pedro Razquin, adjunto a la Presidencia de Asisa. "En 2021 merecemos más, pero no será fácil por el aspecto económico”, añadió.

En los últimos años, las aseguradoras han pasado de 8,7 millones de clientes en 2011 a más de 11 en 2020. Esto significa que “hay 11 millones de personas que pagan por un seguro y que, por lo tanto, no consumen los servicios sanitarios públicos. El ahorro de los costes para la administración que genera el seguro privado es evidente”, han señalado fuentes de Unespa.

Personal sanitario atendiendo a un paciente ingresado en la UCI. EP

Una contribución que “se ha puesto de manifiesto durante la pandemia. El sector asegurador ha facilitado el acceso a atenciones a enfermos de coronavirus y ha sufragado pruebas diagnósticas de Covid-19 a millones de personas en España”, han añadido desde la organización

Así, a través de actuaciones como estas, “el seguro ha contribuido a la contención de la pandemia en el país”, han concluido.

Pago en especie

Además, uno de los fenómenos que impulsa la contratación de seguros de salud es su creciente aceptación como mecanismo de pago en especie.

“Muchas empresas han incorporado el seguro de salud para sus trabajadores como concepto retributivo complementario”, han explicado desde Unespa

El seguro de salud es, de hecho, uno de los beneficios sociales “más valorados” entre la plantilla. Esto hace que los seguros constituyan una herramienta “de atracción y retención de talento, al mismo tiempo que contribuyen a reducir el absentismo laboral”, han añadido.