Mercedes Rivera Eduardo Ortega Socorro

Los sectores de la salud ya preparan sus proyectos para acceder a las ayudas contempladas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para la reconstrucción de la economía. La industria farmacéutica ya ha presentado su propuesta al Gobierno. Y pronto lo hará también el sector de productos y tecnología sanitaria.

Noticias relacionadas

La Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) ha confirmado a Invertia que está ultimando “un proyecto transformador, alineado con los ejes del Plan España Puede y del Plan Next Generation EU de la Comisión Europea”.

La patronal ha asegurado que este plan “está en su fase final de elaboración y será presentado próximamente a las distintas Administraciones del Estado”. Un plan que aspira a convertirse en uno de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE).

Un equipo médico de Dräger.

El objetivo que propone Fenin en el plan que está a punto de presentar al Gobierno es “lograr la transformación del sistema sanitario y del tejido empresarial sanitario hacia un modelo digital, de alto valor añadido, basándose en la economía del dato”.

Para ello, el proyecto del sector de la tecnología sanitaria propondrá y desarrollará una serie de proyectos articuladores y de políticas de carácter transversal estructurados en torno a los varios ejes estratégicos.

Estos ejes son “mejorar los resultados en salud, mejorar la experiencia del paciente y promover su implicación activa en el cuidado de la salud, fomentar un buen uso y gestión de los recursos sanitarios para garantizar la sostenibilidad del sistema y la equidad en el acceso e impulsar la I+D+i de nuestro país, así como una clara apuesta por la industrialización de alto valor añadido de nuestro sector empresarial”.

Asimismo, como miembro de CEOE, Fenin “también participa en el proyecto tractor de digitalización en salud impulsado desde esta patronal, en colaboración con otras asociaciones”, han añadido.

PERTE

La propuesta de Fenin se encaja, al igual que la de la industria farmacéutica, en la fórmula de colaboración público-privada de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE), que se recoge en el Plan de Recuperación mencionado.

Cabe recordar que el Gobierno aprobó a finales del pasado año el Real Decreto que regula el uso de los 140.000 millones de euros que llegarán de Bruselas para financiar la reconstrucción de la economía. Se iniciaba entonces un periodo para que las empresas presentasen sus proyectos.

Uno de los principales instrumentos para optar a estos fondos son los PERTE, que tienen como objetivo desbloquear la burocracia del Estado y favorecer la colaboración público-privada en el ámbito de la ejecución de políticas públicas.

Será el Consejo de Ministros el que decida cuáles tienen esta consideración y cuáles no, “a propuesta del titular del departamento (ministerial)”. Es decir, será el Ejecutivo quien ponga encima de la mesa (previa escucha al sector privado) qué programas y cuáles no merecen ser impulsados con mayor ahínco. 

Industria farmacéutica

La patronal de la industria farmacéutica innovadora, Farmaindustria, daba a conocer este miércoles la presentación de un plan para recuperar la producción de medicamentos esenciales y aumentar las capacidades industriales estratégicas, con una inversión inicial de 500 millones de euros. 

Tal y como se ha mencionado, la propuesta de Farmaindustria aspira a ser uno de los PERTE. Ahora está en manos del Ministerio de Industria, quien decidirá qué líneas apoyará y propondrá posteriormente en el Consejo de Ministros para su aprobación.

Una imagen el proceso de producción de medicamentos. Gtres

Hasta el momento, han sido 14 laboratorios y 21 empresas auxiliares las que se han sumado al proyecto. Sin embargo, tal y como ha comentado Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, el proyecto está abierto a nuevas adhesiones.

Fuentes de la industria han confirmado a Invertia que esta propuesta “está abierta a todos los laboratorios, independientemente de si son de medicamentos innovadores, genéricos o biosimilares”.

De ampliar el número de adhesiones al plan presentado por Farmaindustria, la inversión de este sector “podría incrementarse hasta los 800 o 1.000 millones de euros”, ha especificado el presidente de Farmaindustria, Juan López-Belmonte.