Tras meses de negociaciones, el Gobierno de Madrid ya tiene claro cuánto pagará a la sanidad privada regional por sus servicios durante la primera ola de la Covid-19 y el estado de alarma. Según ha podido saber Invertia, la cifra estará alrededor de los 35 millones de euros.

Noticias relacionadas

De hecho, la Consejería de Sanidad madrileña dirigida por Enrique Ruiz Escudero espera cerrar de forma definitiva el acuerdo con el presidente de la patronal madrileña de la sanidad privada, Isidro Díaz Bustamante, este mismo miércoles. El concepto por el que se abonarían los 35 millones sería por “compensación por la expropiación del servicio” de las empresas del sector.

De esta manera, Madrid se suma a la regiones que ya han cerrado acuerdos con el sector sanitario privado por sus servicios durante la primera ola de la pandemia. Cabe recordar que también Cataluña, La Rioja y Comunidad Valenciana ya han cerrado acuerdos con estas empresas para compensarlas por su labor durante este periodo.

Una mujer con una máscara sanitaria porta una silla de ruedas en los exteriores del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Juanjo Martín EFE

Sin embargo, las cifras globales no quedan tan claras como en el caso de Madrid. Con todo, para hacerse una idea, en el caso de Cataluña la Generalitat aprobó pagar 43.000 euros por cada paciente con coronavirus que requiriera ingreso en Intensivos durante el estado de alarma.

Según la patronal del sector, ASPE, durante la crisis del coronavirus los centros sanitarios privados afrontaron no solo la atención de los pacientes de Covid-19 derivados de la sanidad pública sino también una caída de la facturación de más del 60% a los meses anteriores.

Esto en el caso de los hospitales. En los centros sin internamiento la reducción del negocio fue todavía más dramática, del 85% según los datos de ASPE. Y todo ello a pesar de que la sanidad privada ha tenido que mejorar y aumentar sus inversiones durante la pandemia.

Mejoras

Concretamente, el 89% de los centros aumentó su plantilla por la demanda asistencial. En términos generales, el cómputo de profesionales sanitarios ha crecido un 10%.

A ello se suma que las empresas ya han gastado un 71% más en productos sanitarios en lo que va de año que en topo 2019. Cómo no, el incremento de precios de algunos de estos insumos, como las mascarillas (cuyo coste subió más de un 1.000%), se encuentra también entre las causas. Cabe recordar que este sector tuvo que mantenerse 'abierto' al ser considerado actividad esencial.