La Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), patronal que representa al 80% de los hospitales privados, asegura que sus centros se encuentran volcados y en plena colaboración con las administraciones sanitarias, a disposición de las instrucciones que estas vienen marcando en todas las comunidades autónomas, para abordar la crisis del coronavirus.

Noticias relacionadas

Sin embargo, también alerta de que, ante el actual escenario de "contención reforzada" anunciado por el Ministerio de Sanidad, varios de estos centros hospitalarios están sufriendo para atender la crisis sanitaria. Un total de 14 centros hospitalarios han advertido ya de problemas de aprovisionamiento de mascarillas, un hecho que puede afectar de forma directa al resto de la actividad médica, como intervenciones quirúrgicas y UCI, donde su uso es imprescindible.

Por otro lado, otros ocho de estos hospitales han informado también de la escasez de test de diagnóstico PCR, debido en parte al rápido avance de los casos detectados en España que ha obligado a la multiplicación de las pruebas en los últimos días.

Tranquilidad

A este respecto, el Ministerio de Sanidad ha transmitido a ASPE un mensaje de tranquilidad en referencia al abastecimiento de material médico, informando de conversaciones con distintos proveedores para garantizar el normal acceso al mismo.

Hasta el momento se han registrado un total de 30 casos positivos de coronavirus y 150 negativos en 50 de los grande hospitales privados de España. Según ASPE, Extrapolando este dato al conjunto de los 470 centros hospitalarios privados en España, la sanidad privada estaría atendiendo a más de 200 casos positivos.

Además de lo anterior, según indica la patronal en un comunicado, la sanidad privada ha procedido al aislamiento preventivo de todo aquel personal sanitario que ha estado o ha podido estar en contacto con un caso positivo de COVID-19. Este es otro de los problemas que, al igual que está afectando a determinados centros públicos, lo está haciendo también a centros sanitarios privados.

De hecho, el sector privado de provisión sanitaria ha comenzado a notar una disminución en su actividad de intervenciones quirúrgicas y en consultas ordinarias de atención sanitaria.