La guerra comercial entre China y Estados Unidos empieza a pasar factura en las empresas. La tensión entre ambos países se ha visto reflejado en una red de vetos cruzados y trabas que han ido deteriorando tanto las relaciones comerciales como el crecimiento de las grandes tecnológicas. En un nuevo episodio de esta pugna, Huawei ha anunciado que reducirá los pedidos de componentes para dispositivos móviles en más de un 60%.

Noticias relacionadas

En cifras, de los 189 millones de teléfonos que la compañía envió el año pasado, la compañía china espera una caída hasta los 70 y 80 millones de móviles para este año. Según ha informado el medio Nikkei, esto afectaría a los componentes de los modelos 4G, ya que la empresa no tiene autorización de Estados Unidos para importar componentes de modelos 5G.

La tensión entre los dos países se ha visto reflejada también en las clasificaciones de la industria mundial de teléfonos, donde Huawei ha caído hasta el tercer lugar. Según la lista elaborada por IDC, pierde posiciones frente a Samsung y Apple, que ocupan el primer y segundo puesto respectivamente. 

Tensión entre Administraciones

Los analistas consultados por Nikkei estiman nuevas pérdidas para el gigante tecnológico chino a lo largo de este 2021. En octubre se daba a conocer que la compañía estaba preparando la venta de su división de teléfonos Honor. Un mes más tarde, Huawei cerraba la venta a un conglomerado de más de 30 empresas chinas por 12.400 millones de euros

Sin embargo, el problema sigue sobre la mesa: la tecnológica no cuenta con una autorización plena de las administraciones estadounidenses para comercializar productos con tecnología 5G

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca era vista por algunos como un bálsamo para las relaciones entre China y Estados Unidos. Pero hoy parece que los vetos y las barreras siguen firmen, lo que dificulta el crecimiento de empresas. Desde la actual Administración argumentan que no hay motivos de peso para sacar a Huawei de esa lista negra de empresas ya que, según defienden, hay todavía en el aire cuestiones de seguridad nacional y política exterior.