Altamar Capital Partners se prepara para crecer en Europa en pleno "bum de los inversores particulares por el capital privado". Claudio Aguirre, presidente, socio fundador y co-consejero delegado de la firma ha adelantado este jueves que se está "planteando alguna adquisición importante en Suiza o Alemania para acceder a más inversores internacionales".

Noticias relacionadas

Este será el próximo movimiento de expansión de Altamar Capital. Una firma española de capital privado que, centrada hasta ahora en el crecimiento orgánico, ya gestiona inversiones por 8.500 millones de euros -la mitad en EEUU- procedentes de clientes españoles, europeos y latinoamericanos. Así lo ha señalado Aguirre durante su intervención en el Simposio del Observatorio de las Finanzas. Un encuentro organizado por Invertia en su primer aniversario dentro de EL ESPAÑOL, que esta semana ha reunido a los principales actores del sector financiero.

La operación llega, como el presidente de la firma ha reconocido, en un momento dulce para el capital privado. En este sentido, ha destacado que se está produciendo "un crecimiento del entorno del doble dígito anual entre particulares". Una tendencia que ya se había anticipado en EEUU y que cada vez pega con más fuerza a esta orilla del Atlántico.

Adiós a la cartera tradicional

En esta línea, José Luis Molina, socio fundador, co-consejero delegado y codirector de inversiones de Altamar Capital, ha puesto el acento en el hecho de que "con los tipos de interés en mínimos por tanto tiempo, las carteras de inversión tradicional, con un 60% en bolsa y un 40% en renta fija, ya no funcionan". Una circunstancia que está contribuyendo a que "los inversores institucionales estén lanzándose" al capital privado y arrastrando tras de sí a particulares.

En opinión de Molina, esto está provocando una "democratización" del capital privado, pero ha advertido de que la clave está en "cómo hacerlo". Un señalamiento que ha alegado en que "hay mucha dispersión en los retornos y hay que estar en las inversiones y con los gestores adecuados". "Si no vas a los mejores, es mejor no tocarlo", ha llegado a sentenciar Aguirre.

El presidente de Altamar Capital ha aportado otra de las ventajas que percibe al incorporar el capital riesgo a las carteras con las debidas prudencias: "Cuando todo el mundo hablaba de diversificación se pensaba en tener muchas cosas por si alguna salía mal, pero lo que hay que buscar es la descorrelación". En este sentido, esta vía de inversión se ha revelado con retornos a largo plazo de entre 500 o 600 puntos básicos frente a los mercados cotizados.

Precisamente, esta visión de largo plazo es la que lleva a Aguirre a considerar que el capital privado también ofrece vías atractivas de financiación para las pymes frente a los mercados cotizados, ya que permiten "transformar una compañía con miras más amplias que pensando en los resultados del próximo trimestre".

Herramienta de financiación

Sobre este punto, Molina ha apuntado también hacia la posibilidad del desarrollo de herramientas como las SPAC. No obstante, ha lamentado que "Europa siempre tarda más en hacer las cosas que en EEUU" y ha recordado que "el whatever it takes llegó aquí tres años después". Pese a todo, se ha mostrado "seguro" de que llegarán proyectos, sobre todo a la luz de "lo que se está moviendo en Países Bajos y Reino Unido".

Por otra parte, Aguirre ha señalado la importancia del capital riesgo para recapitalizar y reestructurar compañías en una situación de crisis como la actual. Sobre este punto, ha aventurado que, "en los próximos meses, vamos a ver dificultades para salir adelante de muchas empresas, especialmente en hostelería, después de la patada hacia adelante de los avales del ICO y los ERTE".