La segunda oleada de fusiones en la banca española está provocando a su vez una transformación en el tablero de juego sobre el que se mueven las gestoras de fondos de inversión. Casi una decena de firmas están a la espera de lo que decidan sus respectivas matrices bancarias respecto a su propio futuro y, por supuesto, el de sus filiales y participadas. La operación entre CaixaBank y Bankia ha acaparado los focos, pero otras tantas conformarán un nuevo reparto del poder en el sector de la inversión colectiva que no ha hecho más que empezar.

Noticias relacionadas

Como avanzó Invertia, la unión de CaixaBank Asset Management y Bankia Fondos dará lugar a una macrogestora con más de 66.200 millones de euros en fondos de derecho español. Al margen están las sicav, los planes de pensiones, los fondos de derecho luxemburgués (en el caso solo de CaixaBank) y otros servicios como la gestión discrecional de carteras.

Este gigante de los fondos será líder del ranking por volumen en España con una cuota de mercado prácticamente del 25%, por delante de Santander Asset Management (16,4%) y BBVA Asset Management (14,3%), según Inverco con datos de agosto.

Ahora queda pendiente que las respectivas juntas de accionistas de CaixaBank y Bankia ratifiquen el acuerdo alcanzado por sus consejos de administración, así como las pertinentes aprobaciones regulatorias.

Las nuevas negociaciones entre Unicaja Banco y Liberbank para acelerar su fusión tras haberla frenado hace un año también tienen en vilo a sus gestoras. De darse el ‘sí, quiero’ ambos bancos, sus gestoras integradas serían responsables de casi 7.150 millones en activos, y la resultante ascendería al octavo puesto del ranking nacional de fondos, con una cuota del 2,7%, por delante de Mutuactivos (Mutua Madrileña) y por detrás de Bankinter Gestión de Activos.

Esta integración implicaría una revisión del acuerdo de gestión y distribución de fondos que tiene desde hace tres años Liberbank con JPMorgan Asset Management. Si Unicaja decidiera mantenerlo o, incluso, potenciarlo, la gestora estadounidense se encontraría con una importante palanca de crecimiento en su negocio ibérico. De no ser así, le supondría un fuerte revés. Además de subgestionar fondos con marca Liberbank, vende algunos de sus buques insignia en la red del banco español.

Abanca-Bankoa

Una operación que ya está cerrada es la compra de Bankoa (previamente, del grupo francés Crédit Agricole) por parte de Abanca. La primera tiene su propia gestora y la segunda participa con un 30% directo en el accionariado de Imantia Capital. No obstante, el 61,65% mayoritario de Imantia pertenece a la sociedad Miurex Inversiones Hispania, que es del venezolano Pedro Raúl López Jácome, también vocal de Abanca.

De hecho, Imantia (la antigua Ahorro Corporación Gestión) hizo esta partición del capital para ganar en independencia, aunque de una forma u otra el grupo bancario gallego envuelve su administración.

Pues bien, el conjunto de activos gestionados por Imantia Capital y Crédit Agricole Bankoa Gestión rondaría los 3.300 millones en fondos, y su parte del pastel en el negocio sería del 1,25%, aproximadamente. Eso colocaría a las subsidiarias de Abanca, en el hipotético caso de que se unieran (algo más complicado por la intencionada independencia de Imantia), en el décimotercer lugar del ranking, por delante de Renta 4 y por detrás de Fineco.

Sabadell, sin incidencia

La operación que ahora ven los analistas más cerca de producirse es aquella que involucre al Banco Sabadell, que ha dado un mandato a Goldman Sachs para que le busque socio de viaje. De acuerdo con las distintas informaciones aparecidas en medios, el banco catalán ya se habría sentado de forma informal con BBVA y con Kutxabank. Sin embargo, sea cual sea el desenlace de las negociaciones entre los bancos, o si fuera otro no contemplado, no tendrá incidencia directa sobre el negocio de los fondos de inversión, aunque sí indirecta.

Banco Sabadell ha vendido su gestora, Sabadell Asset Management, al grupo galo Amundi. De esta forma, ni BBVA AM ni Kutxabank Gestión podrán sumarse esos activos, porque Sabadell AM ya queda fuera del perímetro del Sabadell. BBVA o Kutxabank juntarían activos y pasivos del banco solamente.

Pero como Amundi tiene un acuerdo de distribución, sellado en la venta, entre Sabadell AM y Banco Sabadell, le pasaría como a JPMorgan AM con Liberbank. Podría deshacerse o ir a más, según la necesidad de la red bancaria que saliese de la integración. Pero quien crecería (o decrecería) en cuota ya sería Sabadell AM y, por tanto, Amundi, que reúne un 6,83% en estos momentos.