El oro ha recuperado su brillo como valor refugio en un año dominado por las incertidumbres geopolígicas, los tipos de interés negativos y el miedo a la recesión. Tania Salvat, ejecutiva de ventas en BlackRock España, considera que el rally del 14% que acumula en este año cuenta con argumentos que “apoyan la subida para 2020”.

Noticias relacionadas

La experta apunta hacia “tres factores fundamentales” para prolongar el ascenso del oro. En primer lugar, la continuidad de los tipos de interés en mínimos históricos que ya han ratificado los grandes bancos centrales. Segundo, la falta de conclusión para algunos riesgos geopolíticos que seguirán provocando volatilidad en los mercados. Tercero, la persistencia de flujos de inversión hacia el preciado metal, que en este año suman ya 17.000 millones de dólares, de los cuales un 70% ha entrado en el tercer trimestre.

Salvat comenta que actualmente son varias las fórmulas para ganar exposición al oro en las carteras de inversión. De los fondos cotizados de producto que están limitados para el inversor minorista por su nula diversificación, hasta los ETF de mineras y productoras de oro, que son aptos para todo tipo de perfil inversor.

La experta de BlackRock considera que aun después de haber superado el miedo a una inminente recesión, 2020 es un año para “construir carteras que sean diversificadas y resilientes de rentabilidades ajustadas”. Una tarea en la que el oro puede desempeñar un papel clave y más considerando los bajos costes, la liquidez, la transparencia y la facilidad de uso de los ETF, señala.