Ecoener debuta este martes en la bolsa española con un descalabro del 15,25% hasta los 5 euros por acción. Y eso que en su primer cruce conseguía sumar un 1,7% hasta los 6,00 euros, máximos de esta sesión de estreno. La renovable gallega sienta así un mal precedente para el sector después de haber aplazado su puesta de largo cuatro días frente a lo previsto inicialmente ante las dificultades que había encontrado para captar el apetito inversor que preveía.

Noticias relacionadas

Llueve sobre mojado en la pionera de las renovables en dar el salto a bolsa. Y es que, como consecuencia de estos contratiempos, las acciones de Econener finalmente partían hoy de un precio de referencia de 5,9 euros, con una capitalización inicial de 336 millones de euros para la compañía. En ambos casos, la cota mínima prevista para la oferta pública de venta de acciones (OPV) con la que se estrena la gallega.

En este sentido, Ecoener había establecido una horquilla inicial de precios que alcanzaba los 7,25 euros por título en su supuesto más optimista. Con el precio finalmente establecido, también se rebajó un 45% en el importe máximo que aspiraba a captar con la colocación de sus nuevas acciones: desde 200 millones de euros, según recogía su folleto, hasta tener que conformarse con levantar 110 millones.

Escenario verde, gráficas rojas

El debut de unas acciones que ya marcan precio bajo las siglas ENER ha tenido lugar con el tradicional toque de campana a mediodía en la Bolsa de Madrid. Un acto con un aforo reducidísimo y sin prensa, consecuencia de las limitaciones de la crisis sanitaria, protagonizado por el presidente de la ya 'novata' de la bolsa española, Luis de Valdivia. Sus compañeros en el consejo de administración de la compañía estaban en pleno, incluidos el presidente de Renta 4 Banco, Juan Carlos Ureta, y la exministra Ana Palacio.

Tras unas palabras en las que David Jiménez-Blanco, presidente de la Bolsa de Madrid, ha destacado que el parqué ha adquirido "un cariz más representativo de la nueva economía" con la incorporación de la renovable, el primer espada de la debutante ha recordado que "cuando empezamos no se hablaba de sostenibilidad ni de impacto ambiental". En este sentido, ha tenido palabras para "los inversores que han sabido entender nuestro proyecto único".

Dentro de esta línea, el presidente de la nueva cotizada ha señalado a preguntas de Invertia que un 40% de la colocación se ha realizado entre institucionales españoles. Asimismo, De Valdivia ha destacado que el peso de la operación lo han asumido inversores "del Norte de Europa e Inglaterra", en su mayoría con estrategias "de muy largo plazo especialistas en inversiones renovables".

A la espera de que estos comiencen a revelarse como accionistas de referencia de Ecoener, el presidente ha destacado que estaría "cómodo" con un capital de libre circulación (free float) mínimo del 25%. Una cota ligeramente inferior al volumen que finalmente se ha adjudicado. Además, ha restado importancia a las fuertes caídas de cotización del estreno al remarcar que lo que espera es que "el valor tenga el reconomiento adecuado en el largo plazo".

El consejo de administración de Ecoener en su salida a bolsa. BME

En su discurso inaugural, De Valdivia también ha subrayado haber "disfurtado construyendo Ecoener: imaginando, diseñando y construyendo los proyectos", si bien ha dado pocos detalles sobre el proceso de colocación inicial. Tan solo se ha limitado a aplaudir el "esfuerzo importante" de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para poder cumplir con los plazos establecidos por la compañía.

Para su puesta de largo, Ecoener ha llenado el parqué de la Bolsa de Madrid de plantas naturales. Un símbolo de su vocación sostenible que perdurará en las instalaciones de la compañía, ya que -según ha explicado De Valdivia- se trata de "árboles y arbustos autóctonos que se repartirán entre los centros operativos de la empresa como recuerdo de este día".

Recursos "suficientes"

La renovable gallega explicó el pasado 28 de abril que la decisión de recortar sus pretensiones iniciales se tomaba como consecuencia del apetito percibido en el mercado "durante el proceso de colocación", así como tras "previa consulta con la entidad coordinadora global sénior", que en este caso fue Société Générale. No obstante, De Valdivia ha señalado hoy que "los recursos captados son suficientes y no preocupa una ampliación de capital ni se prevé a medio plazo".

La operación previa al estreno de Ecoener finalmente consistió en la colocación de acciones ordinarias de nueva emisión representativas de un 29,8% del capital social. Un total de 16,95 millones de nuevos títulos en números redondos por los que la cotizada ha obtenido financiación por 100 millones de euros.

Esta cota podría ampliarse hasta los 110 millones de euros en el caso de que los bancos colocadores ejerzan en los próximos días su opción de sobreasignación. Algo que dependerá en gran medida del apetito de un mercado que, por el momento, se ha mostrado esquivo con una compañía que en su sesión debut ha negociado 622.993 acciones, según datos oficiales de Infobolsa.

El presidente de la nueva cotizada ha aprovechado también el día del debut para reclamar "un estatuto para las empresas medianas". En este sentido ha denunciado que con un tamaño que no es ni de pequeña ni de gran empresa, en muchas ocasiones se conjugan las dificultades de ambos universores, sin guías específicas para su desarrollo y apoyo al crecimiento.

Colocación institucional

A consecuencia de la operación, el actual accionista único de la compañía, Ecoener SLU, mantendrá una participación del 70,98% del capital social. A la espera de conocer los nombres de quienes han respaldado la operación, conviene remarcar que esta OPV se ha dirigido "exclusivamente" a inversores institucionales y cualificados. Los minoristas no han tenido oportunidad de hacerse con acciones de la gallega hasta sus primeros compases en bolsa.

Junto a Société Générale, Banco Sabadell, CaixaBank, Crédit Agricole y HSBC han actuado como co-colocadores de la operación, mientas que Banco Cooperativo Español ha ejercico como lead manager del que ha supuesto el segundo debut del año en la bolsa española -cinco días después del de Línea Directa- y el primero de los que se esperan en el sector renovable.

Sin dividendo a la vista

Por lo que se refiere a posibles dividendos, la 'novata' ha adelantado que su política pasa por reinvertir su flujo de efectivo operativo en el desarrollo de nuevos proyectos. Es decir, que con el objetivo de impulsar su crecimiento a largo plazo, no se prevé ningún reparto de beneficios entre los accionistas al menos en sus tres primeros años como cotizada.

Con sede en La Coruña, Ecoener llega al parqué con una trayectoria de 15 años y presencia en 11 países de tres continentes. Actualmente, cuenta con equipos de trabajo en España, Panamá, Kenia, Guatemala, Honduras y República Dominicana. En total, tiene una potencia instalada de 141 MW en oparación y una cartera de aproximadamente 1,5 GW en distintas fases de desarrollo.

El 22% de la potencia instalada mencionada se encuentra fuera de España, con 16,22 MW de fotovoltaica en Honduras y 14,2 MW de hidráulica en Guatemala, según explica la compañía en una nota. En este sentido, cabe destacar que su modelo de negocio cubre toda la cadena de valor de una instalación renovable. Además, incluye tres tecnologías: hidráulica, solar y eólica. El objetivo que ahora está sobre la mesa es cerrar el ejercicio 2023 con una potencia de 600 MW.